José Vte. Ramón Segarra coge la batuta de la banda municipal tres años después de ser apartado como director

0
312

Fuente

José Vicente Ramón Segarra coge la batuta de la banda municipal de música de Castelló tres años después de ser apartado como director, cargo que ocupó desde 2012 en comisión de servicios. La Concejalía de Cultura se ve abocada a recuperar al subdirector, con plaza fija desde 2011, ante la incapacitación prolongada por enfermedad del titular, Marcel Ortega, y la imposibilidad de encontrar un sustituto por las negativas de Ángel Escutia y Beatriz Fernández, los otros dos finalistas del concurso-oposición.

Hay que remontarse a 2017 para entender la paradójica situación con la dirección al frente de la agrupación castellonense. Aquel año, el Ayuntamiento impulso un proceso para poner fin al limbo legal de la promoción interna y proveer en propiedad la plaza. Las bases se publicaron meses después de que el citado Segarra causara baja por depresión, motivada por lo que él mismo denunció como «acoso político». 

En mayo de 2018, el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) publicó el listado de admitidos con 12 postulantes, la inmensa mayoría de la Comunitat Valenciana con una única mujer. A partir de ese momento, arrancó el concurso-oposición, con pruebas eliminatorias que redujeron el número de candidatos a tres. En octubre de ese mismo año la Junta de Gobierno Local oficializó el nombramiento de Ortega, que tomó posesión el 2 de enero de 2019.

Cruce de denuncias y recursos

Además, en ese amplio lapso de meses el proceso se judicializó al interponer el subdirector una denuncia en el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Castelló. Así, en abril se declararon nulas las bases, aunque el Ayuntamiento recurrió al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJC), sin que todavía exista una sentencia firme.

En el requerimiento para que Jovi Ramón Segarra vuelva a ejercer como director se especifica que, en última instancia, corresponde a la jefa de sección de la Ciudad Educadora diseñar el plan departamental. Una cuestión que no comparte el propio afectado y que así se lo ha hecho saber a la funcionaria, a la espera de recibir una contestación para coger de nuevo la batuta de la agrupación.

Por la dificultad de celebrar conciertos, los músicos llevan semanas ensayando en sus casas con partituras que cada lunes reciben por correo electrónico. Hasta el 27 de abril, siempre rubricadas por Ortega. Desde ese día, sin firma, con el consiguiente desconcierto para algunos de los intérpretes. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí