Investigadores alemanes estudian el riesgo de transmisión del coronavirus en los conciertos masivos

0
71

Un grupo de investigadores alemanes ha llevado a cabo un experimento con el que pretenden determinar el riesgo de contagio en los conciertos. Hace unos días presentaron los resultado preliminares.

La investigación, que se realizó el pasado mes de agosto en una sala de conciertos de Leipzig, contó con la participación los 1700 asistentes reales que asistieron a la actuación del cantante pop Tim Bendzko. Cada uno de ellos recibió un pequeño aparato en el que se recogían datos sobre su posición y el tiempo que pasaban próximos a otras personas. Recrearon distintos escenarios, en los que variaba la distancia: el primero, sin distancia de seguridad pero con mascarillas; el segundo, con un número más reducido de personas y más accesos al recinto; y el tercero, con más distancia, más entradas y distribución de los asientos en parejas. También reprodujeron simulaciones de corrientes de aire para estudiar el papel que tiene la ventilación del local en la propagación del virus.

Las conclusiones que han presentado los investigadores es que estos dos factores, distancia entre asistentes y buena ventilación, son determinantes en la transmisión del virus. Michael Gekle, investigador al frente del proyecto, ha reconocido que “antes de empezar, la hipótesis era que el número y duración de los contactos de personas que se acercan a menos de metro y medio era lo más importante, pero nos dimos cuenta de que el número de contactos lo suficientemente prolongados [al menos 15 minutos] en realidad era muy pequeño”. Por el contrario, la correcta ventilación del local se ha demostrado esencial.

Los investigadores han publicado una lista de recomendaciones para los organizadores de eventos. En primer lugar, dicen, debe haber un sistema de ventilación adecuado y un intercambio de aire regular. El uso de la mascarilla debe ser obligatorio y debe haber personas encargadas de controlar que se cumplen las normas higiénicas. El número de asistentes y el orden en los asientos debe ajustarse a la incidencia del virus, por lo que el aforo completo no es una opción. Debe haber varias entradas para el acceso y la salida de los asistentes, con el fin de evitar aglomeraciones y las zonas de espera deben ser trasladadas al exterior. La comida deberá consumirse una vez sentados para evitar las concentraciones en los bares del recinto. “Los grandes eventos de masas sin precauciones pueden tener una contribución sustancial en la propagación de la epidemia”, aseguran en la prepublicación.

Estos resultados, sin embargo, todavía son preliminares y deben ser sometidos a revisión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí