HUI PARLEM AMB… MARÍA TERESA RODRIGO GARCÍA

0
555

Hoy tenemos el placer de charlar con una mujer que hace honor al verdadero refrán de «detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer». Así ocurre con María Teresa Rodrigo García, esposa del añorado Socio Honorífico de la FSMC Ángel Asunción Rubio, un hombre que hizo historia dentro del mundo de las bandas de música por su trabajo, entrega, pasión… abrió camino para que las bandas de música tuvieran su hueco en una sociedad que había que tenerlas en cuenta, ya que ocupaban la mayor parte del patrimonio cultural de la Comunidad Valenciana. Admirada persona y uno de los fundadores de la Federación.

Ante todo su recorrido siempre tuvo a su lado a María Teresa, ya que los caminos no son fáciles sin un apoyo moral que te sustente, sobretodo en la vida familiar, en el entorno que realmente se sujeta la autoestima y el cariño de los seres más queridos.

María Teresa nos cuenta muy emocionada lo que supuso compartir las experiencias de su marido, ella también las vivió desde otro lado, desde la «sombra», los desdenes que suponía la entrega de Ángel en el mundo musical, además también de buenos momentos y alegrías, de todo lo que aportó y algunas anécdotas más.

El cariño hacia una persona produce el riesgo de no ser objetivo
«El cariño y la admiración hacia una persona, producen el riesgo de no ser objetivos cuando se expone un sentimiento sobre la misma.
Haber vivido la música, y la música de banda especialmente, ha sido una gran ilusión, sueño, trabajo, alegría, dinamismo y esfuerzo.
Una gran suerte compartir momentos de nuestra vida y vivir recordando su ilusión, de conseguir que fuesen patrimonios culturales de los cuales todos los valencianos nos sentimos más orgullosos.»

Las vivencias

«Alguna anécdota en especial, vivencias. Conocer los pueblos de la Comunidad Valenciana, recorriéndolos para dar a conocer sus proyectos a los Directivos de las bandas, unir las bandas y darles prestigio siendo como él era, un gran comunicador.
Ángel rechazó el mérito de ser el artífice de los muchos avances conseguidos.
Su madre contaba anecdóticamente, que cuando Ángel nació, antes de que la matrona le lavara la cara, su padre le puso por la cabeza partituras de música. Fue su padre quien le promovió e inculcó el amor hacia la música. La herencia de Ángel es incontable, su leyenda es eterna.»


Sus aportes

«Gracias a la excelente personalidad que tenía y una gestión imborrable aportó grandes trabajos como la fundación y consolidación de la Federación de Sociedades Musicales de la C.V. ,consiguió un trabajo intenso, eficaz y solvente creando equipos de trabajo, destacando especialmente algunos como la conmemoración del “Año de la Música” en 1985 que reunió a todas nuestras sociedades musicales (más 40.000 músicos) en la Plaza de Toros de Valencia, Alicante y Castellón; el Primer Congreso de Sociedades Musicales Las Bandas, la aprobación por unanimidad de las Cortes Valencianas del «Proyecto Música 92» , la creación de la Gran Banda de la Federación, la promoción de la creación de la Confederación Española de Sociedades Musicales, la publicación de la historia de las Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana, en 1994 se obtuvo la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana, se aprobó la Ley Valenciana de la Música como BIC, la creación de la revista «Música y Pueblo»…»


Hasta el último momento siempre estuvo predispuesto

«Ángel no dejó nunca la Federación, asistiendo siempre a todos sus actos: Asambleas, Premios,
reuniones, etc.
En 2015 se reunió con la Junta Directiva de ese momento y se abordó la actual situación de las Sociedades Musicales y los proyectos de su Junta. Deseaba que éstas continuaran siendo el referente vertebrador de la cultura de la C.V. y Ángel siempre estaba dispuesto a seguir colaborando con la Federación en todo aquello que se le requiriera.»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí