ENRIQUE BARRACHINA. GESTOR Y DIRECTOR MUSICAL

0
247

Teniendo la posibilidad de trabajar en un conservatorio público muy lejos de nuestra Comunidad, Enrique apostó laboralmente hace más de 20 años por el sector de las Sociedades Musicales Valencianas siendo un gran defensor de nuestro colectivo, de nuestro modelo genuino organizativo y de la gran oportunidad laboral que supone para miles de trabajadore/as como él.
“Desde pequeño siempre quise ser trombonista. Mi padre me apuntó a clases como actividad extraescolar (lo típico), ya que él no había podido ser músico y quería que yo lo fuera, aunque su verdadera ilusión era que me dedicara a otra cosa que no tiene nada que ver con la música. Fue con14 años cuando decidí aprender música más en serio e intentar dedicarme a ello. Esto le provocó un gran disgusto.”

Profesión y proyectos actuales
Con casi 30 años trabajando en diferentes Sociedades Musicales y más de quince dirigiendo agrupaciones musicales variadas, con el tiempo se ha especializado en las bandas de música de diferentes niveles , ha estrenado más de 40 piezas y realizado varias grabaciones de discos. Paralelamente ha podido formarse y trabajar directamente con grandes figuras internacionales y viajar a varios países (EEUU, Italia y Argentina) lo que le ha permitido aprender diferentes sistemas de enseñanza, además de dirigir prestigiosas agrupaciones.
Durante estos años ha participado en varios certámenes y realizado diferente proyectos musicales innovadores sin abandonar las tradicionales actividades y repertorio de nuestras bandas de música.
Tanto el Concurso internacional de composición que se realiza desde 2014 como la Biblioteca ‘Música Jove’ – en la que se pueden descargar más de 200 obras de manera totalmente legal y gratuita – son proyectos de la Asociación Música Jove diseñados y dirigidos por él. Partituras catalogadas en tres niveles, algo inusual en España, por lo que esta plataforma digital es muy conocida en el sector.
En la actualidad se encuentra ultimando sus dos últimos proyectos personales; su propia metodología diseñada en exclusiva para escuelas de música denominada Ingredients Musicals y la editorial Harold Editions – especializada en bandas de música – organizada musicalmente con un sistema de gradación de cinco niveles y catalogada por diferentes estilos musicales.
Su actividad laboral se centra en la Asociación ‘Música Jove’ de Benimaclet-València y la Asociación ‘Amigos de la Música de San Antonio de Benagéber en las que es profesor y director de ambos centros educativos musicales.

Las Sociedades Musicales y sus Bandas de Música hoy,… según Enrique Barrachina.
Sobre las Bandas de Música en general considero que estas de formaciones son ‘multi terreno’, es decir, prácticamente pueden interpretar de todo tipo de repertorio a cualquier de nivel de dificultad en cualquier tipo de evento o escenario. Por otro lado con un simple vistazo por redes sociales basta para darnos cuenta que la gran mayoría de estrenos musicales al año se hacen por y para las bandas.
Con respecto a las bandas de música valencianas, que las verdaderamente reconocidas a nivel internacional, actualmente se incluyen dentro de nuestras Sociedades Musicales que es un concepto mayor en el que puede aglutinarse o formarse otro tipo de agrupaciones como orquestas, coros, big bands,… etc. Creo que esta interesante diversificación musical puede provocar que los músicos se decanten por un tipo u otro de agrupación desviando la atención de éstos a la verdadera razón de ser de nuestro colectivo… las bandas de música.
Es un sector maravilloso y fantástico que ha cambiado y crecido demasiado rápido estos últimos años y en cierta manera, un poco de forma desordenada, lo que nos ha llevado a poseer muchas agrupaciones y escuelas muy buenas, con excelentes plantillas de profesorado, directores, instalaciones e instrumental… pero creo que falta – en general – incidir en una preparación técnica de las juntas directivas que en definitiva son las que deben de poner en marcha los proyectos anuales para conseguir los objetivos sociales de cada asociación aprobados por las respectivas asambleas generales.
Algunas juntas directivas en ocasiones le achacan responsabilidades a la FSMCV, a la Conselleria o a los Ayuntamientos no siendo conscientes de que son ellas mismas las principales responsables de cualquier situación. Ante esto yo siempre recomendaré la contratación de uno o varios profesionales especializados a los que al menos se les deje trabajar durante un período razonable de tiempo bajo los lineamientos de las juntas y de esa manera que éstas deleguen trabajo y responsabilidades en estos especialistas y se limiten a lo verdaderamente complicado y necesario; auditar, analizar y decidir.
Deberíamos entre tod@s – como así he comentado en varias ocasiones en público – redactar, editar, distribuir e intentar aplicar unas guías orientativas de gestión social, cultural y educativa que, junto a los necesarios cursos de formación directiva que ya se están realizando, posibiliten ayudar a las Juntas Directivas en la difícil tarea de gestionar una Sociedad Musical ya que esto es mucho más complejo de lo que parece.
En comparación con otras comunidades autónomas españolas, en la valenciana todo este tema va todo muy lento, más de lo que debiera a mi juicio. Las normativas y los tiempos cambian de un día para otro y toda esta gran maquinaria parece que tarda siempre demasiado en ponerse en marcha.
Con respecto a las Escuelas de Música – que aglutinan la educación musical de decenas de miles de estudiantes que no es poco – hemos querido, voluntariamente o sin darnos cuenta, adquirir responsabilidades de todo tipo a las que, obviamente, hay que responder. La gran mayoría del alumnado de música ‘no formal’ estudia en nuestras escuelas y eso es una responsabilidad educativa brutal.
Con la entrada en vigor de los diversos decretos, y en especial del último, se complican mucho las cosas para estos – ya de por sí – precarios centros educativos. Personalmente creo que la Conselleria nos ha proporcionado un sensacional marco legal para avanzar. Quizá a priori parezca que son todo trabas y dificultades pero hay que recordar que estamos aquí de manera voluntaria y hay que respetar unas condiciones mínimas laborales, educativas, sociales, de seguridad, de salubridad, de inserción social ….etc
Al final, las escuelas de música dependemos en exceso de las necesarias ayudas de Conselleria e intentamos captar alumnado de todo tipo no siendo muy conscientes del todo que ofrecer actividades e instrumentos que no tienen nada que ver con las bandas. Cada vez tenemos más pianistas y guitarristas pero menos estudiantes de instrumentos de banda. Cuidado,… con el tiempo nuestras famosas Bandas de Música podrían resentirse, si no lo estaño haciendo ya.
Tod@s l@s que trabajamos aquí somos muy conscientes ( o deberíamos de serlo ) de como es nuestro sector en el que sin la ayuda desinteresada de miles de voluntari@s, las ayudas de las instituciones públicas y , por que no decirlo, sin todo lo que ponemos de nuestra parte de manera voluntaria que lamentablemente pocas veces se ve y se valora , directamente no podríamos trabajar ni el alumnado aprender ni las sociedades musicales – a medio plazo, existir.
Mi consejo final es disfrutar con todo lo que un@ mism@ hace día a día ”

Manoli Aracil

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí