PARLEM ABMB… PEPA LLEDÓ

0
1359

La música siempre ligada a mis recuerdos

La Música siempre ha estado intrínsecamente ligada a mis recuerdos desde que tengo uso de razón, en casa siempre se oía música y de todo tipo ya que mis padres tenían gustos eclécticos que iban desde la guitarra de Andrés Segovia o Narciso Yepes, los boleros de los Panchos, pero en especial, recuerdo el famoso coro de “Nabucco” que mi madre consideraba “mano de santo para amansar a las fieras”, por lo que se convirtió en la banda sonora de nuestra infancia.

Comencé para aprender lo básico
Comencé muy niña los estudios de Solfeo y Piano por iniciativa o imposición materna con una profesora particular, ya que la aspiración de mi progenitora era únicamente que aprendiera los rudimentos básicos del instrumento para poder tocar por puro entretenimiento. Pero, fue un cambio de profesor particular el que operó el gran cambio en mi motivación y mis aspiraciones.
A D. Ángel Martínez Teruel, profesor Repertorista de Canto del Conservatorio Óscar Esplá le debo el despertar en mí el ansia de aprender y profundizar en este arte.

Imposible nombrar a todos mis profesores
Ya inmersa en mis estudios en el Conservatorio, me sería imposible nombrar a todos los profesores que dejaron de una u otra manera alguna impronta en mí. Tuve la suerte y el honor de tratar con grandes músicos pero, sobre todo, enormes personas. No puedo dejar de citar a Margarita Sitjes Soler, a la que considero mi segunda madre, por cuyas manos han pasado grandes pianistas de esta tierra y a la que seguimos venerando todos aquellos, músicos o no, que disfrutamos de su trato. Sin desmerecer a ninguno de mis profesores, me gustaría reseñar la figura de Ramón Ramos, uno de los grandes compositores de este país que se nos fue demasiado pronto y del que conservo recuerdos maravillosos (y algunos tremendamente divertidos) de mis clases con él.

A medida que se avanza unos aspectos, se debilitan otros
En la actualidad, como docente, no dejo de cuestionarme cómo y cuánto han influido los avances de las nuevas tecnologías en los estudios musicales, y cual debería ser su correcta aplicación a ellos sin desvirtuar la auténtica esencia del trasfondo y del “hecho” musical. Sin duda, han mejorado y facilitado el desarrollo cognitivo en ciertas áreas y disciplinas más teóricas, pero, en mi opinión, y aunque suene retrógrado, a medida que avanzan en unos aspectos, debilitan otros sumamente importantes si de músicos hablamos. En este punto no puedo obviar las arbitrarias reformas que se han ido sucediendo en la Educación Musical, no dudo que con excelsas intenciones, pero, difícilmente factibles y absolutamente fuera de la realidad por desconocer la idiosincrasia de nuestra disciplina. Disertando y discutiendo con el Catedrático de Composición J. E. Canet, sobre las nuevas líneas de la Educación Musical, me dijo una frase que no olvidaré: «en el Conservatorio ahora, no formamos músicos, como mucho, «teóricos musicales». Y qué razón tiene.

Han proliferado las escuela de música pero con más sueños que realidades
También es cierto que, con la concienciación social de dotar a los niños de cultura musical, en los últimos tiempos han proliferado gran cantidad de Escuelas y Conservatorios por todo nuestro territorio, muchas veces sustentados por más sueños que realidades, ya que, la mayoría no dispone de las instalaciones adecuadas, ni de los recursos necesarios, algunos imprescindibles, para llevar a cabo su labor, aspecto del que deberían tomar nota las distintas Administraciones para subsanar tales carencias, porque, además de la demanda, la finalidad que se persigue ya no es exclusivamente la de formar músicos de carrera. Algunos alcanzarán sus metas, otros no, pero, todos saldrán con un conocimiento y sello que formará parte de su bagaje cultural personal trascendental para toda la vida. Quizás no los veamos en un escenario, pero sí en la Sala de conciertos. Esta es la premisa con la que debemos trabajar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí