HUI PARLEM AMB… JUANJO GALLEGO MONTELL. MÚSICO DE POR SÍ…

0
125

Solamente escuchando a un músico reconoces de inmediato su fondo, su naturaleza y su personalidad. Así es Juanjo Gallego, no hace falta conocerlo en persona para reconocer que es un músico de por sí. Huí Parlem amb…ell.
Terminó sus estudios superiores de oboe en el Conservatorio superior de música «Óscar Esplá»de Alicante, con Jesús Meliá, obtuvo el premio extraordinario de música de cámara. Ha colaborado en diferentes temporadas con la «Orquesta Nacional de España» y más tarde con la «Deustche Oper Berlin» y la «Krasnoyarsk Chamber Orchestra» dentro los festivales de música de Almasa. Miembro de la orquesta del fesfival de música de Almasa y de la «Llanera Filharmonic Orchestra». Ha cursado dirección con José Rafael Pascual Vilaplana, Rafael Sanz Espert, James Barnes, Philip Sparke, Cristobal Soler y Jorma Panula.


La humildad y el trabajo te hacen cumplir tus sueños
Nací musicalmente en el seno de la Sociedad Musical de La Llosa de Ranes de la mano de D. Vicente Tortosa Terol, como tantos de mi generación en este pueblo. Mis padres me acompañaron, un poco de la oreja, mi primer día de solfa y hasta el día de hoy son los “culpables” de que yo ha sido músico. Los inicios no fueron fáciles, no había condiciones para tocar el oboe en aquellos tiempos, sin especialistas del instrumento y con grandes dificultades para obtener cañas con las que poder hacer algo decente. En el conservatorio de Xàtiva tampoco había profesor de oboe y después de cursar dos años allí ya había adquirido suficientes vicios como para dedicar el tiempo a otras cosas, pero me había picado ya el gusanillo de la música y no podía quedar ahí la cosa.
Ramón Albert y Aurelio Olivares hicieron un buen trabajo en ese aspecto pero no fue hasta llegar a Madrid, durante el servicio militar, que no conocí a quien me cambiaría la vida y no solo en el aspecto musical. Ángel Beriain, profesor del Real Conservatorio de Música de Madrid y corno inglés solista de la Orquesta Nacional de España, fue quien me acogió prácticamente en adopción e hizo la magia de deshacer todos los problemas que aún arrastraba de mi formación más temprana.
Recuerdo muy bien mi primera clase en el conservatorio de Madrid, o mejor dicho el viaje de vuelta hacia el cuartel en el metro y el autobús. Uno de los viajes más largos de mi vida, dado que el disgusto de enfrentarte a empezar de cero con dieciocho años no fue para nada agradable. Solo seis años más tarde estaba colaborando con la Orquesta Nacional de España, con el corno inglés, en una octava de Mahler. Siempre he pensado, desde entonces, que la humildad y el trabajo te hacen cumplir tus sueños.”


Nunca hemos de truncar a nadie la ilusión de ser músico
“A día de hoy, después de treinta años de experiencia docente en no pocas escuelas de música, observo los cambios que se producen desde las administraciones y la sociedad con expectación. Sin generalizar las escuelas de educandos han evolucionado durante este tiempo mutando, en la mayoría de los casos, a escuelas de música o de música y danza. Han pasado de tener una dedicación exclusiva a la formación de músicos para la banda a cubrir una demanda social ya no para formar músicos sino para mantener ocupados a los niños y niñas. “Mientras esté ahí no está en otros sitios” suelen decir, sin pararse a pensar que una educación musical aunque no esté reglada tampoco está exenta de carga lectiva y dedicación en el domicilio. Si unimos que, hoy en día, los profesores de las escuelas de música están más “titulados” nos encontramos que entre las aspiraciones de estos (que nunca van a ser realizar un trabajo a 11 euros/hora en un convenio laboral alienígena, lógicamente) y las pocas expectativas de los padres como poseedores de la custodia del estudio doméstico, tenemos una buena amalgama para poder analizar algunos de los porqués de muchos problemas de nuestras banda, que distan hoy en día de estar en su máximo esplendor. Repito, sin generalizar.
Las administraciones, en este sentido, juegan su papel. Mediante el último decreto se ha podido observar un movimiento en pro de favorecer/exigir las competencias didácticas y pedagógicas del profesorado de las escuelas de música y la formación especializada de sus directores. Hasta ahí todo bien, pero dudo que muchas sociedades musicales puedan destinar un incremento de su presupuesto a sus escuelas de música que ya de por si en la situación actual son deficitarias.
La empleabilidad de los futuros músicos no es una cuestión fácil, demasiado se ha hablado de esto ya, pero es que la empleabilidad en general va de la mano. Si alguien está pensando en estudiar música solamente hay que animarle a y poner los medios necesarios para ello. España tiene un elenco de grandísimos músicos copando las plazas de solista de nuestras mejores orquestas y otro número escandaloso repartidos por Europa y el resto de Mundo. Maestros y profesores sensibilizando a la mayoría de niños y adolescentes mediante la primaria y la ESO. Directores de orquestas y bandas profesionales de primer nivel, compositores estrenando obras en los mejores auditorios y poniendo música la última película que vimos ayer, investigadores y doctores en universidades y conservatorios, la inmensa mayoría de ellos formados en primera instancia en nuestras escuelas de música. No hay que truncar nunca la ilusión a alguien por ser músico, debemos hablarles sinceramente pero sin quitarles ni un ápice de su devoción. “


Inmerso en Valencia Prowinds, ambicioso proyecto musical
“Yo, sinceramente, me considero afortunado por poder realizar un trabajo que cumple muchas expectativas dentro del campo musical. Actualmente estar al frente de la CIUM de Genovés me realiza como músico multidisciplinar: profesor y director de la escuela de música y director de las unidades artísticas, banda juvenil y banda sinfónica. Esta sociedad me ha dado todo y me ha permitido formarme como músico y como persona. Por supuesto la escuela de música «Maestro Ventura» de Enguera y la escuela de música «Miquel Esparza» de La Llosa de Ranes complementan mi faceta como docente. El último proyecto donde me encuentro centrado es Valencia ProWinds, donde soy miembro del equipo coordinador y formo parte de la plantilla como corno inglés. Un ambicioso proyecto musical con un fin solidario que me exige un alto nivel artístico y musical que no es difícil de cumplir gracias a la calidad de la plantilla y al siempre autoexigente trabajo de nuestro director artístico Teo Aparicio

Manoli Aracil

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí