Veinte bandas de música vascas se constituyen en federación

0
252
PRESENTACION FEDERACION BANDAS DE MUSICA AITZIBER ATORRASAGASTI EUSKO JAURLARITZA ARITZ LABRADOR MUSIKA BANDEN EUSKAL FEDERAZIOA PELLO LEIÑENA ERESBIL MUSIKAREN EUSKAL ARTXIBOA LUIS MICHELENA SAN SEBASTIAN 20210322

Tras varios intentos, las bandas de música del País Vasco están en proceso de constituirse en una federación para reivindicar su papel en el panorama musical. El momento complicado que viven, con muchas de las agrupaciones sin poder ensayar desde hace un año, ha hecho más urgente que se unan para, entre otras cosas, hacer un frente común y juntos dirigirse a las distintas administraciones, más allá de las municipales.

La nueva Federación Vasca de Bandas de Música surge, en palabras de Artiz Labrador, su presidente, «con el propósito de defender y cuidar el patrimonio cultural vasco y con el deseo de reivindicar el gran aporte social, cultural, pedagógico y artístico que representamos. Nuestros principales objetivos, además de desbloquear la situación actual agravada por la pandemia, es resaltar la importancia y relevancia que tienen la cultura popular en el día a día de nuestra sociedad».

De momento son una veintena las formaciones que han entrado en la iniciativa, pero esperan que una vez concluido todo el proceso administrativo el resto se vayan incorporando. En Euskadi existen medio centenar de bandas.

Labrador destaca la labor social que realizan estas entidades musicales, en la mayoría de los casos vinculadas a los ayuntamientos y que en algunos casos «se fundaron en el siglo XVIII». El presidente de la federación resalta que se crearon «como agrupaciones democráticas alrededor de la música» y suponen «un fondo de particular riqueza de nuestra cultura». Otros elementos que destaca es que «son intergeneracionales, en ellas se mezclan personas de todas las edades con el beneficio social que ello supone». Su función pedagógica, «porque para muchos chavales es su primer contacto con la música» y su labor artística son otros dos de los aspectos importantes que aportan las bandas «además de ser un punto de encuentro para el pueblo, algo imprescindible en un mundo cada vez más globalizado».

El medio centenar de bandas de música vascas cuentan con más de 3.000 integrantes. Durante 2019 ofrecieron alrededor de 600 conciertos y pasacalles, «generando toda esta actividad un impacto económico indirecto de más de un millón de euros».

De momento, su primer trabajo va a estar en poder recuperar esas actuaciones y los ensayos. «Muchas bandas no han vuelto a ensayar desde hace un año y esto pone en peligro su continuidad, con la posible pérdida de patrimonio», explica Labrador. Por eso van a luchar por alcanzar «un protocolo sanitario específico, muy detallado», reconociendo que pasará por formaciones con menos músicos en sus conciertos, pero recordando que «en la mayoría de las ocasiones, las bandas ensayan en locales municipales que cuentan ya con sus protocolos de uso».

Ya están en contacto con el Gobierno Vasco. Su directora de Promoción de la Cultura, Aitziber Atorrasagasti, destaca «el papel de interlocución de la nueva federación» y el papel que va a jugar para salvar un patrimonio musical intangible «pero fundamental en nuestra sociedad». Como ejemplo pone «la necesidad de recuperar a muchos creadores que escribieron para las bandas, pero que no se les ha considerado compositores».

En ese trabajo va a jugar un papel especial el archivo Eresbil. Su director, Pello Leiñena, resalta la gran cantidad de documentación «específica para cada instrumento» que tienen las bandas municipales. Considera que «se trata de un fondo vivo, con la complicación que eso lleva, pero también tienen una parte histórica. Hay que poner en valor esa documentación».

Entre los proyectos a futuro de la nueva entidad se encuentran la futura banda federal, formada por miembros de las agrupaciones asociadas, así como una banda joven vasca, con la participación de alumnado de música del país vasco». También trabajarán en la recuperación de partituras antiguas, publicaciones e incluso grabaciones, sin olvidar una labor para que resurjan en aquellos municipios en los que han ido desapareciendo, como el caso de Donostia, la única capital de la comunidad que carece de una banda de música.

Fuente:diariovasco.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí