HUI PARLEM AMB…MARÍA MERCEDES RIPOLL

0
455

Merece la ocasión entrevistar a María Mercedes Ripoll, una mujer que hace unos meses cumplió sus bodas de oro como músico. Son casos aislados este tipo de celebraciones en cuanto a lo femenino se refiere, pues fue en las décadas de los 70/80 cuando las primeras niñas comenzaron a ingresar en las Bandas de Música. El haber llegado a los 50 años ininterrupindamente para una mujer, es algo impreciso debido al sistema social en el que afortunadamente España ha ido avanzando hacia la oportunidad femenina.

Siempre rodeada de música

«Mis inicios en la música son en mi casa, mi padre era un enamorado de la música clásica, de la Zarzuela y la ópera, había sido trompista en la banda y en mi casa siempre hemos estado rodeados de música mi madre cantaba muy bien, y se pasaba la vida cantando en casa, por ellos  nos gusta mucho la música y todos hemos estudiado, unos más otros menos, pero todos hemos estudiado música.«

Esperando a mis hermanos decidí apuntarme

«Comencé a estudiar de forma reglada porque era la que acompañaba a mis hermanos mas pequeños y un día, en vez de esperarles en la puerta, decidí pasar, tendría siete  u ocho años  y me presenté delante del director que era el maestro de la escuela de la banda, un señor que me pareció un gigante que al verme entrar se puso de pie y me preguntó que quería y yo, la verdad es que no sé de dónde saqué la fuerza porque era muy vergonzosa pero le dije «vengo apuntarme a la música que me sé las lecciones mejor que mis hermanos «y quiénes son tus hermanos me preguntó, le señalé a los dos que estaban en la fila esperando que les tocara y así fue como este buen hombre ni maestro Don José Sotorres me entrego un método, el Eslava y yo le dije no, no, si yo eso me lo sé y me dijo «bueno pues el próximo día me traes la una lección» le traje 15 o 16 no sé aunque me sabía casi todo el libro pero ahí paré»

El profesor me dijo que me dedicara a otra cosa

«Ese verano fue el inicio de mi aventura, una vez iniciados los estudios de solfeo, adelanté muy rápido porque me gustaba muchísimo, me dieron un instrumento y elegí  el clarinete. Al poco tiempo nos presentamos al conservatorio para iniciar allí nuestros estudios. La verdad es que hicimos los cinco años de solfeo, estudié clarinete, piano, armonía y como no era imprescindible en esa época tener aprobado el instrumento,  me decidí a estudiar lo que eran las asignaturas complementarias más que el instrumento, estudié formas musicales, historia de la música historia del arte y seguí estudiando clarinete de forma extra oficial ya que el profesor que me tocó en el Conservatorio me dijo que me dedicara a otra cosa.

Como es normal en mi, no le hice caso ,he sido poco obediente y muy decidida. Me matriculé en piano y seguí estudiando clarinete con un profesor particular: Chicano, muy conocido en esa época. Nunca me examine de más cursos de clarinete ( solo aprobé primero en el conservatorio de Alicante)ya había conocido a mi marido cuando decidí presentarme en el conservatorio de Mutxamel y ahí saqué el grado elemental, título que nunca he recogido.«

Anécdotas

«Anécdotas muchas desde la sensación de que el instrumento era más grande que yo cuando me lo dieron hasta que fui haciéndome mayor aunque no he crecido mucho), es cierto que hemos tenido muchos problemas financieros en la banda que nos han obligado a hacer muchas salidas sin cobrar para dejar para fondos porque había que hacer una compra importante cuando se compró el salón en el que estamos ahora para hacer la escuela de música siempre hemos tenido que estar trabajando para aportar dinero necesario para mantener esta sociedad.

Hay una anécdota que la cuento muy a menudo. Cuando estaba yo en la directiva hubo un director al  que le decía : «usted dígame que quiere para el próximo ensayo que yo lo tendré repartido en las carpeta, pero pese a insistir, él cada noche me pedía alguna obra nueva y yo un día le dije que no, que yo en los ensayos era músico y él me dijo que me fuera de allí, le contesté que no, que él no era quien para echarme, que yo estaba antes que él, que el se iría y yo seguiría…y aquí estoy.

Otra anécdota fue tocando en Alcoy, hacia tanto frío que me enviaron a casa en el autobús de línea.«

Profesores… muchos

«Profesores muchos y creo que he tenido suerte de tenerlos en primer lugar mi maestro D. José Sotorres,  D. Rafael Casas Sempere  Chicano ,Dña Carmen Riera, Dña.Adelina ,Dña Maria, D. Tomás, D. Esmaragdo, D. Jesús Mula.

Y todos los directores que han pasado por la banda, que ahora forman parte de ella. De todos guardo muy buenos recuerdos Espi,Juan Iznardo,Angel, Pedro, Mario, Alberto y ahora José Algado, (seguro que me he olvidado de alguno, pero de ellos guardo muy buenos recuerdos.) Algunos han llegado a ser amigos, que pase el tiempo que pase les llevaré en mi corazón. Encontré el remedio a mis problemas con la música, es mi mejor medicina.»

Problemas hay en casi todos los ambientes

«Problemas hoy en día hay en casi  todos los ambientes de nuestras vidas ,en mi trabajo falta mucha organización y profesionales (soy enfermera) .En la música quizás se valore menos por la facilidad que hay para estudiar música, yo tenía que salir del colegio corriendo para poder coger el autobús y ahora gracias a Dios hay escuelas en casi todas los pueblos. Antes éramos más sacrificados, ahora los niños se cansan muy pronto, en cuanto salen a la banda (no todos) ,ya que muchos deciden ser músicos profesionales pero el músico de la banda que tiene otra profesión también tenemos que seguir estudiando, ese estudio es el ir al mayor número de ensayos posibles.

En el mundo se están matando con tantas guerras y debemos pensar en cuidar la música porque en verdad es el lenguaje universal, da igual el sexo, el país , la lengua… con una partitura en las manos, cantando, tocando un instrumento podemos hacer música y esto es lo más hermoso que existe.«

Ser músico de banda es una bendición

«Mi consejo a los más jóvenes es que disfruten haciendo música, que es un don ser un buen músico, pero serlo de una banda es una bendición. Cuando esta música se convierte en el descanso del que trabaja es la medicina del alma y la cura de nuestros males. Que mantengan la ilusión y el compromiso, que lleven con orgullo el uniforme y que lo luzcan siempre con mucho respeto porque es una institución de todos. Cuando me preguntaban por los vestidos de los días de fiesta, yo nunca tenía problemas, era mi uniforme de la banda.»

Nunca pensé que me pasaran estas cosas tan bonitas

«Solo me queda añadir que aunque ya no sea aquella niña de once años que comenzó con su banda, sigo teniendo la misma ilusión y compromiso, nunca pensé que me pasaran estas cosas tan bonitas que me están pasando y que doy gracias a Dios todos los días por poder seguir, espero que mucho tiempo porque hago lo que me gusta.»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí