HUI PARLEM AMB… JUNCAL CARRASCOSA ALONSO

0
851

«La música está presente, de una forma u otra, en todos los hogares de Buñol. Mis padres me inculcaron el amor y el respeto, no solo por mi Sociedad Musical, sino por la cultura musical. Por la importancia que tiene vivir con la posibilidad de escuchar música, y de apreciarla.

Intenté ser músico, pero no tenía cualidades y tampoco era una buena estudiante. Lo dejé, aunque pude vivir la experiencia de formar parte de mi banda.

Me encanta ir a los Conciertos y a los ensayos, ver los pasacalles y me emociona ir a andar por mi pueblo y escuchar salir la música de los estudiantes, por las ventanas en sus casas».

La «Pasión» por las Sociedades es muy importante

«Con respecto a lo que suponen las Sociedades Musicales, he tenido la suerte de verlas desde varias perspectivas: Como socia, como directiva y como responsable política, y hay grandes diferencias. Para los socios solo hay una palabra: PASION. La pasión por lo tuyo, que puede ser comparable con otros fenómenos de masas, es el motor principal. Por desgracia no todos los socios aprecian la música, pero también es verdad que sin este apoyo social sería imposible mantenerse. De manera que el elemento “pasión” es importantísimo. Por otro lado están las Directivas de las Sociedades musicales, que hacen un trabajo ingente, poco reconocido y muchas veces criticado, pero son imprescindibles. Cada vez con mayor exigencia técnica y responsabilidad social e incluso penal. No está pagado, y aun así mi etapa como secretaria de mi Sociedad Musical la recuerdo como un aprendizaje y como una vivencia importantísima en mi vida. Y llegaríamos a la parte política, donde he tenido en dos ocasiones oportunidad de trabajar junto a las Sociedades Musicales de Buñol. En la legislatura del 91 al 95, como Concejala de Cultura y Fiestas, y recientemente en las dos ultimas legislaturas donde he tenido responsabilidades como 1er Tte. Alcalde y Alcaldesa en los últimos seis años. También ocupo el cargo de Secretaría de Sociedades Musicales en la Ejecutiva Nacional del PSPV-PSOE de la Comunidad Valenciana.»


Gratas experiencias dentro de la música

«He tenido la oportunidad de conocer desde dentro el mundo de las Bandas. Participar en la experiencia que supuso la asociación de las 6 grandes bandas de nuestra Comunidad, Buñol-Cullera-LLiria y de los Conciertos “a tres Bandes”. Esta experiencia fue muy enriquecedora para los participantes, y para mi personalmente Organizar varias Bienales de Musica en Buñol también es muy enriquecedor. La Bienal de Música de Buñol merece por si sola un capítulo, pues es un evento increíble y a la vez, todavía poco conocido fuera de nuestro ámbito mas cercano. Tenemos que seguir trabajando en su promoción y convertirlo en un foco tan atractivo como el Concierto “Mano a Mano” que si tiene un reconocimiento como fiesta de interés turístico nacional y un gran prestigio en el mundo de la música de Banda. Me siento especialmente orgullosa de haber participado en el cambio de fecha de este evento, que ha sido determinante para su evolución a la excelencia. Pero también pude organizar durante nuestro mandato la Conferencia WASBE en Buñol, y esto si que fue una experiencia, pues tuvimos que diseñarla completamente, contando con muy pocos recursos y bastante incomprensión. Pero la tenacidad triunfó y esta conferencia marco un hito en Buñol y en la Comunidad Valenciana, ya que somos conocidos y reconocidos por los mas grandes profesionales de la música de Banda de todo el mundo.»

Un problema para las bandas: la rápida evolución

«Identificar los problemas y planificar políticas que busquen la solución es el cometido de la Secretaria de Sociedades Musicales.Hay, según mi opinión un problema generalizado que sufren grandes y pequeñas bandas. Los cambios en los intereses de los estudiantes y sus familias ha evolucionado muy rápido y las Bandas y la propia sociedad no se ha ajustado a este paso cambiante. Nos encontramos con dificultades para organizar ensayos o planificar conciertos, por falta de asistencia de músicos, en un momento en el que los músicos tienen mayoritariamente estudios musicales de alto nivel en conservatorios. La exigencia de estos estudios, paradójicamente dificulta la compatibilidad con el ritmo de las Bandas. No solo esto, sino la proliferación de atractivas actividades extraescolares que compiten con la música como actividad. Y si a esto añadimos las nuevas tecnologías, que han cambiado los hábitos de ocio de los jóvenes… Nos encontramos ante un horizonte complejo.

Añadiría el daño que ha hecho la pandemia. Ha cortado de raíz el acceso natural de dos generaciones de alumnos. Las familias que “tradicionalmente” llevaban a sus hijos a iniciarse en los estudios musicales dejaron de hacerlo durante dos años y ese corte no se ha recuperado, porque sencillamente se han encontrado otros intereses y otras atracciones.»

Hay que cambiar el «chip» de la Cantidad por encima de la Calidad

«Hay que hacer una reflexión muy seria de hacia donde va, cómo evoluciona el fenómeno de las Bandas de Música y las Sociedades Musicales en nuestra Comunidad. Necesitan de un apoyo de las instituciones mucho mas importante que las subvenciones, que también hay que mantenerlas y mejorarlas. Necesitan ser conocidas y reconocidas. No es suficiente con apreciarlas como una característica mas del ser Valenciano. Se las debe apreciar conociendo el esfuerzo administrativo y burocrático que supone para unos aficionados casarlas adelante, sin apenas formación específica. El esfuerzo económico, que se ha multiplicado con cada crisis económica, El patrimonio tan importante que han de mantener y mejorar día a día: escuelas, teatros, locales de ensayo… patrimonio que disfrutamos todos y todas. Hay que implantar políticas que permitan compatibilizar la educación musical en conservatorios con la educación musical en el seno de las Sociedades Musicales, para que haya una retroalimentación en lugar de una confrontación.

Aprovechando esta oportunidad que me dais, voy a lanzar una reflexión: la administración y la sociedad Valenciana tiene que cambiar un chip que creo modestamente hace bastante daño al mundo bandistico: primar la CANTIDAD por encima de la CALIDAD. En mi opinión, es preferible diez conciertos simultáneos en varias plazas de nuestra comunidad, que concentrar a diez bandas para que toquen juntos “el chocolatero”, con todos mis respetos a este emblemático pasodoble. Esos espectáculos no apartan nada mas allá de aparecer en el libro de records, y desnaturalizan la Música, que es lo verdaderamente importante,

Y acabare diciendo que la música me hace feliz, y que trabajar por y para las Sociedades Musicales en cualquier ámbito en los que me ha puesto la vida, me ha hecho muy feliz. Aunque he pagado un peaje importante: la Razón se ha impuesto a la Pasión.»

Manoli Aracil

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí