HUI PARLEM AMB… MIGUEL SÁNCHEZ RUZAFA

0
1020

Hoy hablamos con un gran profesional, Miguel Sánchez Ruzafa, Director de la Banda Municipal de Granada desde 1984 a 2019. Catedrático de Armonía del Real Conservatorio Superior «Victoria Eugenia» de Granada y fundador del Coro de la Ópera de Málaga y del Coro y Orquesta del Collegium Musicum de la Costa del Sol.


Antes de comenzar la entrevista nos remarca que no le gustan para nada los medios de comunicación, pero a pesar de ello nos atendió muy amablemente. “Llevo 40 años en Granada, nunca concedo a la prensa entrevistas, a los medios de comunicación…. no es cuestión personal, creo que debo de hacerlo, pero no me gusta, soy poco de relaciones sociales. Cuando voy al pueblo soy poco de relacionarme, soy más bien solitario”.


A pesar de tener antecedentes familiares comencé con la música gracias a mi tía y madrina
Mis primeros contactos con la música, aunque mi familia, mis tías, mi bisabuelo… eran músicos, en mi casa fui yo solo el que tuve contacto con la música y fue a través de mi tía Lola. Ella era maestra, cuidadora de niños de lo que hoy en día se le llama “guardería”. Era hermana de mi abuelo, además de mi madrina. A parte de cuidar a los niños también vendía la prensa y yo le ayudaba a repartir los periódicos.
Como cualquier vecino, el maestro Miguel Villar iba a comprar la prensa a casa de mi tía. En una de sus visitas, ella le dijo que le gustaría que yo aprendiera música y así empecé… Como entonces no se podía elegir instrumento, pues me dieron lo que había, un clarinete.
Se me daba bastante bien y a través del director de la “Caja de Ahorros del Sureste de España”, Juanito Herrero “El Chache” me concedieron una beca de estudios y comencé a estudiar en Alicante. La beca consistía en comprar el billete de tren y cuando lo presentaba me lo pagaban. Así estuve desde los 13 años hasta los 18. Después pedí una beca al Estado y pude continuar. Como tenía poco dinero y quería seguir estudiando me marché a Madrid a hacer oposiciones para el ejército a través de Joaquín Mira “El Chulla” .Aprobé como sargento y me vine a Granada.

Como es normal, entre medio de todo este recorrido de mi vida han habido muchos momentos, uno de ellos fue cuando me expulsaron de la banda. El director, Miguel Villar y algún músico más decidieron echarme. Yo solo tenía 14 años y me dijeron que el motivo era porque no hacía buen uso de la beca y gastaba el billete de tren para hacer otras cosas. Así que me quitaron el clarinete y me refugié en Altea. El director y el presidente de la banda de Altea me acogieron, me ayudaron a comprarme un clarinete en Valencia, firmaron para que me lo pudiera comprar. Le debo mucho a estas personas, eran muy buena gente. Me ganaba un poco el dinero dando clases y yendo a tocar con la banda de Altea.
Un profesor que recuerdo y que se portó muy bien conmigo era Chicano. Tocaba el clarinete, era el solista de la Banda Municipal de Alicante, además de profesor del Conservatorio. Por entonces no habían especialidades y daba clase de varios instrumentos.
Creo que todos los proyectos de mi vida ya los he hecho, estoy casi de retiro. He hecho muchos y todos han sido importantes. He luchado por hacer siempre lo que yo quería, pero no por ser o para ser. En mi casa nunca hubo dinero y el medio de vida para poder sobrevivir fue el ejército. No es que no tuviera vocación, estuve nueve años, no estoy en contra de ello, pero allí siempre manda el que sabe más que tú y el que sabe menos que tú.
Soy titulado en Composición, en Dirección de Orquesta, en piano… y no me siento ni compositor ni director, todo lo hice por necesidad.
Una forma de hacer socialmente música es una asociación que cree hace de forma paralela al trabajo podríamos decir “oficial”. Tenemos nuestro local social, nuestro coro, orquesta, coro de niños… aquí en Granada me conoce mucha gente por el trabajo diverso que he realizado durante tantos años.»


La mayoría de los profesores de hoy en día no tienen vocación

«El nivel de los profesores ha bajado muchísimo, no tiene nada que ver a cuando yo estudiaba. Estudian se colocan y no tienen formación ni vocación.
En cuanto a nivel de pueblos, hay directores que llevan varias bandas. Yo estoy en contra de eso, no se puede tener novia y amante. Si estás en un sitio has de trabajar plenamente en ello y no con la cabeza en otro. Cada uno puede hacer lo que quiera, pero parece ser que eso es muy normal ahora, pero así no se puede estar centrado ni tener proyectos. Esa es mi opinión, aunque creo que es más problema de la sociedad en general que de la música. Lo que se vive en sociedad se transmite a todos los ámbitos de la vida, entre ellos, la música.

Pienso que a las personas que siempre han estado ahí son a las que hay que reconocerles el mérito, las que están toda la vida son las que realmente tienen vocación. De mí no se ha acordado nadie hasta hace pocos años. Hay personas que han aportado y no se les tiene en cuenta. Por la edad, por la antigüedad, por lo que han hecho… hay que darles un sitio.


No por dar consejos nadie se equivoca
En cuanto a consejos no me gusta darlos, no por darlos nadie se equivoca. Las personas van a razón de las circunstancias, de la situación, por eso evito dar consejos. Yo siempre le digo a mis hijos que la gente siempre está pensando en que viene el verano, el fin de semana, que donde me voy de puente…eso no se puede tener en cuenta y si eres artista menos todavía. Para ser artista hay que ser un “cura de la música” porque es una profesión que no tiene horas. No se puede estar pensando en donde me voy, que tengo que salir con la novia… yo casi me cargué mi primer matrimonio por culpa de la música porque te tienes que entregar tanto, te piden tanto…un instrumento te pide estudiar cuatro o cinco horas diarias y eso no lo hace nadie. Paralelo a la formación de qué toco y el porqué lo toco, quien es el autor qué estoy tocando, qué estructura tiene…eso no lo hace nadie. Se estudia en los conservatorios por encima. Lo digo porque aquí en la orquesta, a muchos profesionales se le olvidan las formas, la armonía…para qué estudias armonía?? no sé para qué…Todas las complementarias de una carrera musical son para complementar los estudios, pero la gente lo hace porque lo tiene que hacer, si no lo hacen no pueden seguir estudiando.
Mis hijos han estudiado música, pero yo nunca les he forzado a que fueran músicos porque la música necesita de mucho cariño y de mucho tiempo y si no te sale es mejor dedicarse a otra cosa. Son horas dedicado a ello. Con la música se aprenden cosas que no se aprenden en otros ámbitos y no está considerada.
Un niño que estudia en una banda es distinto a un niño que no lo hace. Sabe cuando tiene que tocar, aprende del que tiene al lado, la entonación, la altura…ahora soy papel principal, ahora soy acompañante.. todo eso se aprende indirectamente. Cuando tiene que escuchar, cuando tiene que hablar…todo eso te lo da la música.

Profesionalmente es un celibato, te tienes que olvidar de mujeres, de niños, de casa…no se puede ser artista sin tienes que pensar en ir al Mercadona o ir a por el niño a la guardería y el 90% de la población piensa así. La música no tiene horas y el instrumento es algo muy sacrificado, si no tocas todos los días te come a ti. ¿Quién hace eso?. No hay domingos ni fiestas de guardar. Mi profesor me lo decía: “Miguel, si no estudias, al día siguiente lo notas tú y a los dos días lo nota todo el mundo.”
El instrumento se ha de tocar todos los días y cuando digo todos son todos, son los 365 dlas del año, no hay vacaciones, no puedes esta un mes de descanso, hay que hacer un trabajo de diario, unos días más fuerte que otros , pero siempre de mantenimiento y si eres profesional más todavía. Eso no lo hace hoy nadie. El 90% de la gente que llega a ser profesional de la música llega por accidente no por vocación. Cuando ya están medio situados empiezan a abandonar y si dices que defiendan su sueldo ya te creas un enemigo.
En la música se mezcla la envidia porque se trabaja con ego. Este tipo de profesión es muy difícil por eso. Yo me he estado moviendo por todo el mundo y no puedes hacer lo que quieres. No has de discutir, ni imponerte porque ya no vuelven a contar contigo. No haces lo que quieres, has de hacer lo que puedes hacer, con lo cual, es un problema de insatisfacción diaria, de frustraciones diarias. Queda muy bonito el estar dirigiendo, pero estás haciendo lo que te dejan hacer, sin pasarte. Si eres agresivo te creas enemigos y ya no te vuelven a llamar.»


Hay que pedir consejo a los más mayores a los que siempre han estado ahí
«No me extiendo más porque los textos muy largos no se leen. Pasa con los whatssaps, se leen por encima. Pero sí que quiero añadir que cuando voy a mi pueblo me siento querido por la gente. Si he estado fuera muchos años nadie tiene la culpa, solo los que los representan. Por eso no me gusta relacionarme mucho y menos con los políticos porque dicen y hacen lo que les interesa a ellos. Yo no estoy aquí para jugar con nadie ni para que jueguen conmigo. Poe ello hemos de pensar a quien tenemos que homenajear, a quien tenemos que poner de pie en un concierto, primero a los que están ahí desde el principio porque no les ha importado los proyectos, solo le ha importado la banda. Los que la representan han sido unos mejores y otros peores que han pasado para trabajar por la gente. Pienso que a los mayores se les debía de preguntar, darles un cobijo, pedirles consejos… porque cuando estuvieron se formaron ahí y dieron todo lo que pudieron. Son pilares importantes que engrandecen a las sociedades musicales y pueden seguir colaborando aunque ya no estén tocando. Mi abuelo Manuel Ruzafa Boscoso está en todas las actas de cuando se formó la banda. Esa debe de ser la tendencia porque han sido los pilares y si no fuera por ellos no estarían el resto.”


Y hasta aquí un músico con carácter, algo esencial en un artista con fama de rebelde, aunque él no se considera así…al que le dijeron que malgastaba el tiempo y no aprovechaba sus estudios y la equivocación en ello a la muestra está.


Manoli Aracil

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí