MÚSICA Y DIPLOMACIA. PRIMERA CUMBRE BILATERAL HISPANO-RUMANA (CASTELLÓ)

0
209

 


Antonio Santodomingo Molina, tiempo estimado de lectura 5 minutos.

Teatro Monumental (Madrid), 21/11/22. Banda Representativa del Ejército Rumano / Unidad de Música de la Guardia Civil; cor. Aurel Gheorghita y tcol. Jaime Enguídanos Royo (dirs.)


El embajador de Rumanía en España, George Gabriel Bologan, fue el introductor del concierto que unió en el escenario del Teatro Monumental de Madrid a los músicos de la Banda Representativa del Ejército Rumano y de la Unidad de Música de la Guardia Civil. La Embajada de Rumanía en España en  colaboración con el Instituto Cultural Rumano de Madrid, quisieron celebrar por adelantado el día de la Fiesta Nacional Rumana del próximo primero de diciembre, y la Primera Cumbre Bilateral España-Rumanía que tiene lugar en Castelló, hoy 23 de diciembre, después de 140 años de relaciones diplomáticas entre ambos países. Quiso el embajador poner el foco en dos circunstancias más como son el 40º aniversario de la adhesión de España a la OTAN y la asunción por parte de España de la Presidencia del Consejo de la Unión Europea en el segundo semestre de 2023, a la que ya aprovechó para mostrar su apoyo por parte del Gobierno de Rumanía. 

foto6.png


Las dos bandas, situadas en un mismo escenario, ofrecieron una imagen de cohesión entre España y Rumanía, así como un mensaje de compromiso compartido con el fortalecimiento de la unidad y la solidaridad europeas y transatlánticas. Todo ello en un delicado momento en el que ha quedado demostrado que la paz y la prosperidad nunca deben darse por supuestas y que son dos elementos muy frágiles que debemos salvaguardar a toda costa. También ofrecieron especial simbolismo, en un lugar destacado del escenario, las banderas nacionales de ambos países que fueron flanqueadas por las de la Unión Europea y  la OTAN, en un mensaje de unión dentro de dos importantes organizaciones internacionales. Dijo el embajador que «he querido que fuesen dos bandas militares porque son los militares los primeros garantes de la paz y estabilidad mundial» en clara referencia a la OTAN y a la guerra en el este europeo.

La Cumbre Bilateral entre España y Rumanía tiene lugar hoy en Castelló, en un momento con fuertes desequilibrios geopolíticos, entre estos dos países situados en los extremos de la Unión Europea y que al mismo tiempo traspasa los límites geográficos, aunque desde la afirmación de la propia personalidad de cada país. Y así lo entendieron los programadores del concierto en el que de forma alternativa, las dos bandas ejecutaron piezas características de la música popular de Rumanía y España. 

Colaboración entre ambos países aunque dentro de la propia personalidad de cada uno es lo que pudimos observar desde el comienzo del concierto, al interpretar la banda rumana el Himno Nacional de España y la Unidad de Música de la Guardia Civil, el Himno de Rumanía. Las ejecuciones continuaron de forma alternativa, entre las que pudimos observar una especial presencia de la música militar con una selección de marchas y canciones patrióticas rumanas (Cruzad, Batallones Rumanos, Los Cárpatos, Buen Viaje y Cachorros de León) por los músicos rumanos; o la marcha Nuestro Sábado de Francisco Grau, El bolero militar de Jaques Devogel con especial musicalidad y buen gusto por Manolo Cáceres y Manolo Cebrián (trompetas) o Carol March, estas tres últimas por los músicos españoles. 

Ambas bandas quisieron reivindicar sus propias raíces folclóricas y populares con el vals Olas del Danubio de Iosif Ivanovici, Tico-Tico de Zequinha Abreu o Mash Up Revelion arreglada por Dragos Stama y en la que sobresalió la voz de la soprano Emilia Dorobantu, todas interpretadas por la banda rumana; así como las ejecuciones por la banda española de «La tarántula é un bicho mú malo» de la zarzuela La Tempranica de Gerónimo Giménez, Hispania de Óscar Navarro o una selección de la ópera Carmen en la que lució brillantemente María Báez con las castañuelas. Muy interesantes resultaron las interpretaciones por los músicos rumanos del pasodoble Suspiros de España de Álvarez Alonso o la romanza Granada tierra soñada por mí de Agustín Lara, a lo que los músicos españoles respondieron con la marcha rumana Carol March en el Bis. 

El embajador de Rumanía en España, George Gabriel Bologan, insistió en que esta Primera Cumbre Bilateral Hispano-Rumana es «una expresión de la voluntad común de identificar, a través del diálogo y la colaboración, soluciones viables a los retos comunes que debemos afrontar, puesto que compartimos un destino común… con el fin de buscar soluciones comunes a problemas comunes». Esta empresa o cometido común quisieron materializarlo conjuntamente, el casi centenar de músicos de ambas bandas, con la interpretación del tema central de la película La Misión (1986) dirigida por Roland Joffé en el que Gonzalo Logonbardo (oboe) pudo mostrar sus excelentes maneras musicales; o con el arreglo de Rafael Vizcaíno en el que combina el Mambo nº 5 de Pérez Prado con el tema principal de la Quinta Sinfonía de Beethoven, quien ha                sido confirmado como uno de los principales personajes de la cultura europea de todos los tiempos, al adoptar la música que compuso en su IX Sinfonía para la «Oda a la Alegría» de Schiller, como el Himno de Europa, con el que finalizó el concierto con un clarísimo mensaje europeísta.

En definitiva, un concierto en el que la Embajada de Rumanía en España con la colaboración del Instituto Cultural Rumano de Madrid, han hecho visibles sus buenas dotes diplomáticas mediante el uso y empleo de la música como anticipo a dos importantes eventos como son la Primera Cumbre Bilateral Hispano-Rumana celebrada en Castelló, y el día de la Fiesta Nacional de Rumanía del próximo primero de diciembre. Y también han demostrado sus excelentes cualidades organizativas y divulgativas ya que el concierto fue transmitido en directo por RTVE Play, así como en las páginas oficiales de Facebook y YouTube de la embajada rumana en Madrid, en las que ya se han registrado casi 11.000 reproducciones en menos de 48 horas, además de las más de 1.000 personas que asistieron al concierto en un abarrotado Teatro Monumental de Madrid. 

Esta visibilidad en un país como España, que acoge de forma estable a más de un millón de ciudadanos rumanos, y que por otro lado cuenta con un movimiento bandístico importantísimo, es sin duda muy beneficioso para la unión cultural y diplomática de ambos países y para sus tradiciones bandísticas, que en esta ocasión han sido representadas por dos agrupaciones musicales con solera como son la Banda Representativa del Ejército Rumano y la Unidad de Música de la Guardia Civil. Ambas fueron acertadamente conducidas por  el coronel Aurel Gheorghita y el teniente coronel músico Jaime Enguídanos Royo, quienes conectaron con un entregado público desde el mismísimo comienzo del concierto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí