La OFM celebra el 30º aniversario con la grabación de la 5ª sinfonía de Mahler

0
71

Las orquestas sinfónicas andaluzas van entrando en el ciclo de sus primeros treinta años de vida. En enero fue la ROSS, y un mes después le tocó el turno a la Orquesta Filarmónica de Málaga, que dio su primer concierto (como Orquesta Ciudad de Málaga) el 14 de febrero de 1991.

En esta ocasión, la Orquesta Filarmónica de Málaga, celebra su aniversario con la grabación de la 5ª Sinfonía de Mahler que acaba de publicar el sello IBS Classical, una forma de marcar terreno con la principal nota que singulariza al conjunto en el panorama regional: es con diferencia el que más publicaciones tanto discográficas como bibliográficas ha editado.

Pasan del medio centenar las referencias discográficas del conjunto malagueño. En sus inicios hay otras atrevidas Quintas, las de Prokófiev y Shostakóvich, que dirigiera aún en los años 90 el pianista y director francés Philippe Entremont. Y aunque la más aplicada dedicación del conjunto ha sido a la música española contemporánea, en su catálogo pueden hallarse algunas otras rarezas de enorme interés, como la música para El mercader de Venecia compuesta por Victor de Sabata que dirigiera su compatriota Aldo Ceccato en 2010 en un ignoto sello italiano.

No deja de ser especial también la relación del conjunto con la ópera. Aparte un disco de canciones con la gran figura malagueña del canto Carlos Álvarez (parecía inevitable) o un recital belcantista con la soprano Laura Alonso, que publicase el sello catalán Columna Música en 2014, destacan las grabaciones que hiciera el conjunto durante la titularidad del maestro iraní Alexander Rahbari (2000-04) en el sello Naxos: Turandot, Gianni Schicchi y un CD con oberturas de Wagner. El conjunto tiene también grabaciones de una irregular Traviata del Villamarta (con Cristina Gallardo-Domas e Ismael Jordi) y un disco de romanzas y dúos de zarzuela.

Pero es la música española del último siglo la que domina en el catálogo fonográfico de la OFM, gracias fundamentalmente a su importante ciclo de Música contemporánea, que generó algunos discos recopilatorios anuales, pero sobre todo interesantes monografías en libro, que se editaban junto a grabaciones del compositor elegido cada año. Entre ellos, Antón García Abril, Cristóbal Halffter, José García Román, Manuel Castillo, José Luis Turina, Claudio Prieto o Jesús Villa Rojo.

Alguna de esas monografías tuvo en cambio otro tipo de edición, como la grabación de sinfonías de Tomás Marco bajo la batuta de José Serebrier publicada en Naxos en 2012. Eran los últimos coletazos de los buenos años, que coincidieron también con las colaboraciones de la orquesta con el director José Luis Temes, quien después de un trabajo con música del exiliado zaragozano Simón Tapia-Colman en 2007, dentro de una colección institucional aragonesa, enlazó con el conjunto una interesantísima serie de álbumes en el ya extinto sello Verso con música orquestal de compositores muy poco frecuentados de los siglos XIX y XX: Manuel Manrique de Lara, Emilio Lehmberg, Fernando Remacha, Arturo Dúo Vital y Evaristo Fernández Blanco.

Las crisis enlazadas de la última década frenaron esa notable cadencia de varias grabaciones anuales, aunque no la secaron del todo. En los últimos años cabe citar por ejemplo un curioso acercamiento al Barroco (música de Iribarren con la soprano Eugenia Boix) o un disco de Conciertos de Salvador Bacarisse (otro exiliado) con el Trío Arbós, que supuso el primer contacto con el sello granadino de Paco Moya, colaboración que se afianza ahora con esta 5ª mahleriana. La grabación hace honor sin duda al segundo apellido del mallorquín José María Moreno Valiente, que es desde 2020 el nuevo titular del conjunto malagueño y ha empuñado la batuta en un álbum arriesgado, ya que se trata de una de las obras más populares del gran repertorio internacional. Abruma la lista de grabaciones históricas de la obra.

Málaga tiene ya también su Mahler en disco, para paladear en las largas tardes primaverales de pandémicas restricciones que nos llegan esa melancolía dulce y punzante del Adagietto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí