I CONGRESO DE BANDAS DE LA COMUNIDAD DE MADRID

0
448

LAS BANDAS DE MÚSICA Y EL INTERÉS GENERAL

Antonio Santodomingo

Getafe se ha convertido durante las recientes jornadas del 13 y 14 de abril, en anfitriona del «I Congreso de Bandas de la Comunidad de Madrid». Con este título eché de menos en un principio y al leer el programa, a la decena de bandas profesionales que residen en la Comunidad de Madrid (CAM), tanto civiles como militares, así como públicas o privadas. Esta cuestión se resolvió al saber de los organizadores, la Federación de Bandas de la CAM y la Banda de Música de Getafe. La primera cumple los 25 años de su existencia y la segunda celebra su 40 aniversario. En el marco de estas dos efemérides se ha celebrado este congreso de bandas diletantes o amateurs, adjetivos que no hacen referencia a la calidad artística sino al régimen de voluntariado musical de la gran mayoría de sus integrantes. 

Y ya que hablamos de títulos, el de esta reseña hace referencia a la ponencia de Luis Vidal, economista y tesorero de la Confederación de Sociedades Musicales que tituló «Fiscalidad en asociaciones culturales». En mi opinión, esta fue una de las sesiones que más interés despertó tanto por el tema que trató como por la excelente locuacidad del ponente. Luis Vidal insistió una y otra vez que las bandas desarrollan una labor de interés general en el ámbito geográfico de cada una de ellas, y además, cumplen todos los requisitos para su equiparación con las asociaciones de voluntariado. Dos aspectos que resaltó incesantemente, ya que son cuestiones realmente importantes desde el punto de vista de la fiscalidad. Parafraseando sus propias conclusiones, las bandas deberían dedicar más atención al asesoramiento profesional en este complejo tema que requiere de especialistas para poder aprovechar en toda su dimensión. Un ejemplo de ello es la declaración de Utilidad Pública de la Banda de Yecla, la cual conlleva importantes beneficios fiscales.  

Luis José Domínguez Iglesias, concejal de Cultura y Convivencia de Getafe inauguró el congreso como representante de la ciudad hospedadora. Aunque sus palabras fueron breves, resaltó el 40 aniversario que la Banda getafense celebra este 2024. También se refirió al amplio apoyo con el que cuentan las agrupaciones musicales entre la población del municipio, síntoma del gusto por la música y la cultura del que hace gala el pueblo getafeño, con varias orquestas, coros, un conservatorio profesional y escuelas de música, además de su potente banda, que tendrá ocasión de medirse este mes de julio en el Certamen Internacional de Bandas «Ciutat de València». Este apoyo popular es otro aspecto muy importante que no deben pasar por alto las bandas, ya que cuanto más numeroso sea este sostén, más protección recibirán de las clases dirigentes, las cuales miden este apoyo popular en número de votos. Un buen ejemplo son los miles de seguidores en redes sociales con los que cuenta la Banda de Getafe. La falta de apoyo por parte de la clase política municipal podría suponer una merma de votos.  

Para ello es necesario asentar una tradición bandística y musical desde lo local, y que al mismo tiempo se dirija hacia una mayor implicación social de apoyo a las bandas, con lo cual será menos complicado conseguir el soporte institucional. Esto fue defendido también por Kiko Juan Rodríguez, director de la Banda Sinfónica de Colmenar Viejo, en la mesa «La música para banda actual», quien además, resaltó la importancia de estimular esta interacción entre los músicos y la sociedad más allá de los conciertos mediante conferencias, cursos, grupos de cámara e incluso refrigerios posteriores a las actuaciones donde mejorar el conocimiento y la conexión con el público. El compositor Carlos Pellicer ejemplificó esto último con el caso de Suiza donde realizan eventos sociales antes y después del concierto fomentando las relaciones comunitarias entre músicos y público. 

Fueron varios los ponentes y en distintas mesas, los que señalaron la importancia de la formación cultural y musical del director para estimular el apoyo social a las agrupaciones bandísticas. Ángel Hernández, director de las bandas de Yecla y Jumilla, lo ejemplificó en la selección del repertorio que debe tener en cuenta desde la tradición local hasta la internacional. Hernández puso como ejemplo de esto, la necesidad de programar autores cercanos teniendo en cuenta la tradición local, como los moros y cristianos, puso por caso. Con esto también se consigue apoyo social, pero además se debe fomentar el aspecto divulgador y pedagógico tanto hacia los músicos como hacia el público. José Luis Bueno, director de la Banda de Música de Getafe, citó numerosos casos en los que es necesario presentar y desarrollar verbalmente las obras, no solo al público, sino también a los propios músicos de la banda, tanto en los ensayos como en los conciertos. He aquí la necesidad de una buena formación cultural y musical del director que fomente y busque aumentar el apoyo social basándose en una correcta elección del repertorio y una difusión pedagógica de este. 

Y para contar con un buen apoyo social es imprescindible una divulgación de calidad. «Marketing y comunicación en bandas» fue la mesa redonda que trató sobre estos asuntos y también, una de las que más interés despertó. Sin duda, la oratoria del periodista Carlos Santos del programa «Entre dos luces» de RNE contribuyó a ello. Santos nos regaló uno de los mejores titulares del congreso «Las bandas son el futuro». Se basó para su defensa en las extensas redes sociales que despliegan las bandas y que afectan a la familia, amigos, barrio, pueblo, etc. No hace falta repasar los beneficios sociales que aportan, pero Santos insistió en uno, y fue en el origen bandístico de muchos exitosos profesionales, tanto relacionados con la música como fuera de ella, algunos con responsabilidades políticas. Otro  ejemplo de comunicación fue el mismo David Val, periodista y secretario de la Federación de Bandas de Madrid, quien condujo la mayor parte del congreso con fluidez y maestría al presentar, moderar y conectar con el público, casi todas las mesas redondas, workshop, entrevistas y conciertos. 

Otro aspecto destacable del que se habló para fortalecer la presencia de las bandas ante la clase dirigente, además del apoyo popular, fue el asociacionismo. Sobre esto dijo mucho Vicente Cerdá de la Confederación de Sociedades Musicales. En la mesa «Presente y futuro de las bandas de música» insistió en que es necesario contar con potentes federaciones regionales y que además se produzca una buena intercomunicación entre esta y sus sociedades musicales, defendió Vicente Cerdá: «de esta forma tendremos un mayor potencial representativo ante la clase política». Para ello puso sobre la mesa la necesidad actual de buenos dinamizadores y gestores culturales que sean capaces de elaborar y vender potentes proyectos de las bandas, apoyados en atractivos formatos, buena investigación que los desarrolle y una seductora presentación. Para el éxito de cualquier proyecto que pretenda ser exportado por las bandas, estos tres aspectos fueron presentados como imprescindibles en el workshop «¿Cómo ideo, desarrollo y presento un proyecto?» en el que David Val, Javier Hermosa y Kai Massop pusieron a prueba sus conocimientos en la materia. 

Los grupos de cámara de la Banda de Música de Getafe como el quinteto de viento «Scherzo» o el cuarteto de saxofones «Novenia Sax», y como no, la Banda de Vallecas quien también celebra su 40 aniversario, pusieron las notas musicales al congreso. Estas se completaron con la actuación del «Quinteto Aura» formado por músicas del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Las cinco mujeres interpretaron con una fresquísima complicidad, que también pudimos observar por sus miradas cruzadas que convirtieron en un elemento musical más del Quinteto para viento op. 43 de Carl Nielsen. Sencillez y complejidad fueron combinadas en la justa medida que requiere la partitura. También presentaron las cinco jóvenes músicas del «Quinteto Aura» la personalidad individual de cada instrumento sin dejarse llevar por los excesos. Y además, nos obsequiaron con un sorprendente arreglo del pasodoble «Amparito Roca» el cual fue interpretado con tanta elegancia que seguro que hasta el propio Carl Nielsen le hubiera gustado la combinación entre su música y la de Jaime Texidor. Por cierto y hablando de las redes sociales bandísticas a las que se refirió el periodista Carlos Santos y que hemos citado más arriba, un ejemplo que viene al caso es el exministro Bernat Soria y Escoms, ya que es sobrino de la carletina Amparito Roca Ibáñez (1912-1993), alumna de Texidor cuando dirigía la Banda de Carlet, así como dedicataria del pasodoble. 

Por falta de tiempo y porque los trabajadores del Teatro García Lorca de Getafe donde tuvo lugar la segunda jornada del congreso, tenían que cerrar, no se presentaron conclusiones aunque no son difíciles de resumir. No debemos perder de vista en ningún momento que las bandas realizan una labor cultural de interés general y que además cumplen todos y cada uno de los requisitos para ser consideradas como asociaciones de voluntariado, en palabras de Luis Vidal. Con esta base se tiene que ensanchar el apoyo social, ya que cuanto mayor sea este, más interés y respeto despertarán en la clase política. Para ello se debe recurrir a numerosos aspectos que van desde la motivación del músico hasta la seducción del público, pasando necesariamente por un buena formación cultural y musical de los directores, así como el fomento de la gestión profesional en aspectos como los proyectos musicales, la programación, la fiscalidad o la comunicación y divulgación de calidad. Cuidando todos estos rasgos que fueron mencionados en el «I Congreso de Bandas de la Comunidad de Madrid», seguro que el periodista Carlos Santos no se equivocó al decir que «Las bandas son el futuro».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí