HUI PARLEM AMB… JIMMY RIPOLL. Viendo el futuro con satisfacción

0
936


«Mis primeros recuerdos musicales vienen de la mano de mi madre, cuando me llevaba con ella al Coro Parroquial de mi pueblo, donde ella cantaba. Alli les ensayaba al armonio Antonia “el Mestre”, así la llamaban, pues era hija del que fuera durante muchos años el Maestro de Música en Altea desde la primera década del s. XX y verdadero transformador de la vida musical en la localidad durante aquella difícil etapa. Con el tiempo acabaría sustituyendo a Antonia “el Mestre”, y aún hoy en día atiendo las necesidades de este Coro Parroquial tan querido por mí, al cual siempre agradeceré que forjara en mí la vocación musical desde tan temprana edad. Desde entonces la música coral siempre me ha acompañado en todo momento, y estoy convencido que es una de las herramientas esenciales en la educación musical de nuestros jóvenes desde sus estadios más tempranos.
Luego vendría la etapa de aprendizaje en la banda de música, la Sociedad Filarmónica, con un plantel de profesores de los cuales tengo un entrañable recuerdo de todos ellos. Los exámenes por libre en el “Oscar Esplá” de Alicante, luego la finalización de los estudios de clarinete como oficial, pero seguía faltándome algo que terminaría encontrando gracias a mi maestro D. José Luís López García, quien me animó a realizar los estudios de Dirección de Coros en Murcia. Con él cerraba aquel círculo iniciado de niño con el Coro Parroquial casi sin querer. Y él me animó a preparar las oposiciones a la recien creada asignatura de Orquesta en los conservatorios. Siempre nos inculcó la importancia que debía tener para un futuro director una formación sólida en todos los ámbitos de la Música. Nunca le agradeceré lo suficiente tanta generosidad y clarividencia en sus consejos. Grande maestro de maestros. «


El estudio musical no requiere un golpe de «click» en el ordenador

«La realidad musical ha cambiado extraordinariamente en los últimos 30 años. Las autoridades musicales están haciendo un esfuerzo considerable por hacer accesible la educación musical a toda nuestra población. A ello han contribuído durante décadas las sociedades musicales de nuestra Comunidad con un gran esfuerzo humano y económico. La irrupción de las nuevas tecnologías ha entrado con una fuerza desbordante en todos los ámbitos de nuestra vida y nos ha ahorrado mucho tiempo y esfuerzo en nuestro día a día. Pero el estudio musical requiere de un componente humano insustituíble, que se construye a base de esfuerzo y tesón y no a golpe de un click de ordenador. Hemos de colocar también en el sitio que se merece a la formación humanística de nuestros alumnos. Confundir a nuestra juventud en esta cuestión sólo contribuiría a banalizar el hecho musical y empobrecer su puesta en escena.
Por otra parte, y aunque se han conseguido avances considerables, todavía sigo viendo insuficiente el papel que desempeña la mujer en ciertos ámbitos de la música como la dirección o la composición, tradicionalmente copados por el sector masculino. Hemos de hacer un esfuerzo por dar mayor visibilidad a esta realidad.
Al igual que en otros ámbitos de la sociedad hemos de luchar contra el intrusismo en nuestra profesión, dándole el valor que se merece al esfuerzo realizado por nuestros jóvenes estudiantes de música durante tantos años, reconociendo así la labor realizada por el profesorado.»



Quien es músico guarda en su fuero interno un gran tesoro

«Siempre he pensado que quien es músico guarda en su fuero interno un gran tesoro que le acompañará durante toda su vida, aunque no se dedique profesionalmente a ella. El joven músico sueña con triunfar en este apasionante mundo que tiene por delante. Ellos son los únicos dueños de sus sueños y hay que alentarlos para que nadie intente robárselos. Que luchen por ellos y que lleguen a encontrar la felicidad en aquello que desempeñen. Ello no será posible sin un gran esfuerzo en este mundo tan competitivo que hemos construído. Aquel sabio consejo de nuestros maestros insistiendo en una sólida formación, sigue más vigente que nunca en una sociedad cada vez más exigente. Tanto esfuerzo nos llevará indiscutiblemente a una mayor recompensa al final del trayecto.
A los docentes nos queda la responsabilidad de abrirles cuántas más ventanas mejor, para que ellos finalmente decidan asomarse al paisaje que más les guste.»

Tenemos asegurada la continuidad. El ser humano está diseñado para adaptarse a los tiempos
«Por mi parte agradecer sinceramente la oportunidad que Radiobanda me ha ofrecido de reflexionar sobre cuestiones musicales y animar a nuestra juventud a trabajar con ilusión en todo aquello que se propongan. Los que trabajamos a diario con jóvenes talentos vemos con satisfacción que el futuro, aunque complejo, tiene asegurada su continuidad, porque el ser humano está diseñado para adaptarse a los cambios que siempre se le han presentado a lo largo de la historia. Nuestra obligación como sociedad será el proporcionarles todos los medios para que den rienda suelta a todo su potencial artístico.»

Manoli Aracil

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí