Granada finaliza con un concierto de récord el Congreso «International Double Reed Society»

0
440

La explanada del Palacio de Congresos se llenó de aficionados para asistir al recital de récord de anoche. /PEPE MARÍN
El recital con medio millar de músicos que tuvo lugar en el Palacio de Congresos se inscribirá en el Libro Guinness

El congreso de la ‘International Double Reed Society’ (IRDS), se ha celebrado esta semana en Granada con dos récord a sus espaldas. Por un lado, es la edición de instrumentos de viento madera «más grande de la historia», ya que ha contado con un total de 1.300 congresistas -por encima de ediciones anteriores realizadas en Tokio o Nueva York- procedentes de 35 países diferentes como Estados Unidos con 200 asistentes, Australia, China y Japón. Por otro, el concierto realizado anoche en la explanada del Palacio de Congresos, que batió un Récord Guinness al contar con 500 músicos. Anteriormente, el récord estaba establecido en 250 músicos tocando al mismo tiempo por lo que, en esta ocasión, se dobló.

Durante los cinco días que ha durado el congreso se han realizado cerca de 100 actividades simultáneas, realizadas en varios enclaves de la ciudad: Palacio de Congresos, donde se ha situado la sede central del evento; el Teatro Isabel La Católica; el salón de plenos del Ayuntamiento de Granada; y, por las noches, el Auditorio Manuel de Falla, donde se celebra «el último concierto del día», explica José Antonio Masmano, oboísta de la Orquesta Ciudad de Granada (OCG), y presidente actual de la Asociación de Fagotistas y Oboístas de España (AFOES), institución encargada de organizar este congreso.

Organización

Para su realización se ha trabajado durante cinco años por parte de la asociación aunque, según señala Masmano, el punto decisivo lo puso un vídeo realizado por algunos de sus miembros donde salían representados los lugares más representativos de la ciudad. «Luego, cuando organizamos el congreso de la AFOES en Zaragoza (2014), les invitamos a conocer la ciudad, estuvieron durmiendo en el Carmen de la Victoria y claro, al ver la Alhambra cada mañana, dijeron que sí», bromea.

A nivel evaluativo, Masmano se confiesa «muy satisfecho», ya que «han asistido músicos de gran talla internacional como Álex Klein, oboísta brasileño que ganó un Grammy; Ramón Ortega, un granadino que lleva años trabajando en Munich con Mariss Jansons, y que la semana que viene se va a trabajar para la Filarmónica de Los Ángeles; además de solistas internacionales como Emmanuel Abül, Higinio Arrue, o la española Cristina Gómez Godoy que toca en Berlín con Barenboim». Además, a diferencia de las conferencias que se suelen hacer en Estados Unidos, «aquí, si echas un vistazo, vienen desde niños de diez u once años, acompañados por sus padres, hasta personas más mayores». «Vienen niños que estudian aquí en el conservatorio Ángel Barrios, hasta solistas de grandes orquestas, y eso es maravilloso», apunta Masmano.

Ensayos

Durante los ensayos realizados antes de ‘la gran noche’, José Antonio señala que «el escenario del Palacio de Congresos se nos quedaba corto, hemos tenido que ir al patio de butacas y estar todos repartidos por ahí, y la verdad que ha ido muy bien». Apunta que «es un poco difícil poder escucharse con tanta gente un espacio tan grande, pero sin duda la gente va a disfrutar porque es un programa muy interesante», algo así como «mover un elefante por un laberinto». En la noche de ayer viernes, el público pudo escuchar desde música clásica como ‘Música para los reales fuegos de artificio’ de Händel, hasta «algo más liviano» como ‘Suspiros de España’, ‘La boda de Luis Alonso’, o ‘Un beso y una flor de Nino Bravo’. Masmano alega que «con que la gente disfrute la mitad de lo que estamos disfrutando nosotros tocando, van a tener una sobredosis», ríe.

Luis Auñón Pérez es un oboísta valenciano, músico en la Ópera Nacional Portuguesa, que participó en varios conciertos del congreso como el celebradopara el Récord Guinness, además de otro, ayer viernes, justo antes de batirlo. «Estoy un poco nervioso por que hay mucho oboísta y fagotista escuchando, y la verdad que el nivel de este congreso es altísimo», confesó horas antes del recital, pero añadió: «Afronto con mucha ilusión y con mucha alegría los eventos de esta noche, es una alegría poder participar, tocar y disfrutar, que es a lo que hemos venido». «Este congreso es increíble, lo que han hecho por los oboes y los fagotes, y la doble lengüeta en general en España, desde las asociaciones como AFOES son maravillosas a todos los niveles». En los stands que acoge la recepción del Palacio de Congresos se pueden encontrar desde libros de partituras, de curiosidades y técnicas de estos instrumentos, hasta las cañas que se utilizan para fabricar la lengüeta. «Incluso podemos ver las máquinas con las que diseñan las lengüetas y hacernos la nuestra aquí mismo. Hay un molde que copia la caña que a ti más te guste. La cuchilla va quitando a la caña el material sobrante hasta dejarlo completamente perfilado», explica Masmano. Entre otras curiosidades también cuentan con un contrafagot de hace tres siglos, e instrumentos dedicados para niños pintados a mano simulando estampados de animales.

Jaime Manuel González es un fabricante de oboes chileno que explicó como se fabrica dicho instrumento: «Digamos que toda la parte básica (lo que es el cuerpo de madera) se hace hoy en día con máquinas, ya que son muy precisas, pero la terminación siempre la hace el maestro Nakamura a mano, y sólo la puede hacer él». «El último raspadito es el más importante, sólo hay una persona que puede hacer eso, y todavía no ha querido crear ningún discípulo», bromea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here