El nuevo director de la banda deberá esperar al impugnarse el concurso por «filtraciones»

0
2011

Nuevo obstáculo para cubrir en propiedad la polémica plaza de director de la Banda Municipal de Música de Castellón después de que ayer uno de los tres candidatos finalistas al puesto, el valenciano Ángel Martínez, impugnara -apurando hasta última hora el plazo de presentación de reclamaciones-, el proceso selectivo, cuyo tribunal dio por ganador, el pasado viernes, al joven tarraconense Marcel Ortega.

Esto dilata el proceso para que la batuta de la banda tenga titular, tras seis años de la jubilación de Paco Signes, y siendo ocupada desde entonces, en comisión de servicios, por el subdirector, José Vicente Ramón Segarra, que sigue de baja desde abril.

Martínez, que, según la baremación del tribunal, obtuvo la segunda mejor puntuación en la oposición, por detrás de Ortega y por delante de la también valenciana Beatriz Fernández, presentó la reclamación por entender que la resolución «es contraria a derecho y lesiva para mis intereses», y solicita al tribunal proponer su nombramiento «por ser el único que ha superado la oposición o, subsidiariamente, el que ha obtenido mayor puntuación para ocupar el puesto».

Según pudo averiguar este periódico, Martínez alega supuestas irregularidades en el proceso que afectarían a los otros dos finalistas, como «filtraciones, incorrecciones en las calificaciones por defectos técnicos insubsanables e inadmisibles, falta de originalidad y novedad en pruebas que lo requerían, la realización de un ejercicio a puerta cerrada, cuando las bases solo prohibían el uso de móviles y otros dispositivos susceptibles de almacenar o transmitir información».

LOS ARGUMENTOS // En concreto, denuncia que en la primera prueba del segundo ejercicio práctico, consistente en instrumentar una obra o fragmento musical con arreglo a la plantilla propuesta «las pruebas de los aspirantes Beatriz Fernández y Marcel Ortega son técnicamente incorrectas por la utilización de registros no adecuados a los instrumentos utilizados y combinaciones sonoras no practicables… suficientes para justificar una puntuación inferior a cinco». En la quinta prueba, que consistía en dirigir a la Banda Municipal en, al menos, dos partituras a primera vista propuestas por el tribunal, «hubo una filtración a Fernández de al menos una de las piezas a interpretar, siendo prueba de ello que en la pieza Panderola Leré, la indicación metronómica era de negra 100 y la candidata la realizó de negra a 120-136, tal y como suena en la grabación que la banda tiene publicada».

En el tercer ejercicio, prosigue Martínez en el mismo documento, «las bases decían que la memoria recogiera propuestas originales y en el caso de Fernández y Ortega incorporaron propuestas ajenas ya divulgadas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here