La necesaria transmisión online de los eventos musicales

0
464

No es una cuestión que ataña exclusivamente a las bandas de música, ni tampoco tiene que ver solo con la situación actual. La digitalización y emisión online de los eventos musicales se ha convertido en una herramienta que no puede pasar desapercibida para los músicos, y que incluso, en algunos casos, es interesante simultanear junto a las actuaciones en directo.

Hace unos meses os hablábamos del Festival Internacional de Bandas de Música Online. Este festival es un ejemplo de la creciente tendencia a realizar eventos online, algo que hemos visto mucho durante el verano. Sin embargo, esta situación se remonta a antes de 2020; y es que el avance tecnológico y digital, además de facilitar en muchos aspectos la vida de los músicos, ha posibilitado que la difusión de su mensaje sea mucho mayor.

Hace solo unos días, veíamos cómo la directora del Wizink Center, Paz Aparicio, era entrevistada por Joe Pérez-Orive en un programa muy musical de #Cero llamado “Hey Joe”. Pues bien, una de las declaraciones que ha suscitado diferentes perspectivas fue que Aparicio afirmó literalmente lo siguiente: “Muchas de las cosas que se están haciendo, que se han hecho durante estos meses, no han sido… yo creo que incluso han perjudicado porque, por ejemplo, ver a Paul McCartney con un mueble de formica marrón, horroroso, en su casa, tocando mal y casi en pijama, pues no lo quiero. Eso para mí es un error, y para mí otro error es la gratuidad. La música no es gratis. Todos los que se suben ahí, todos los que hacen posible que un concierto salga adelante, los trescientos que tenemos aquí cada noche, tienen que cobrar. Y la gente tiene que pagar, y el artista tiene que cobrar. Entonces, dar conciertos gratis desde casa yo creo que no ha sido muy positivo”.

Evidentemente, esta afirmación tan tajante puede suscitar diferentes perspectivas, pero de lo que no cabe duda es que Aparicio habla de dos cuestiones que no solo pueden convivir, sino que están obligadas a hacerlo. El usuario de música, sea cual sea el género, siempre va a preferir presenciar un concierto en directo que verlo a través de una pantalla. Sin embargo, si por cualquier motivo no puede asistir a ese evento musical, ¿qué hay de malo en poder verlo a través de streaming?

Solo hay que echar un vistazo a otros sectores para ser conscientes de que esta tendencia es generalizada. Por supuesto que un amante del fútbol prefiere ver el partido en directo, pero no hay que privarle de un buen servicio bajo demanda o de que se televisen ciertos eventos deportivos. Claro que un amante del juego prefiere acudir a un casino físico para disfrutar de su afición, pero ¿qué hay de malo en que pueda disfrutar de una oferta amplísima de juegos desde el salón de su casa? Lo mismo ocurre, sin que nadie se preocupe, con el cine. No siempre es posible desplazarse a un cine, por lo que los grandes estrenos directamente en formato casero están más en auge que nunca.

La tecnología hace posible que un evento musical pueda estar sucediendo simultáneamente en un espacio físico y en uno virtual, por lo que quizás es tiempo de buscar fórmulas, como se hace en los ámbitos previamente mencionábamos, de aumentar la calidad de estas emisiones y rentabilizarlas, compensando a todos los que estén involucrados en su producción.

Como decíamos al comienzo de esta publicación, recientemente hemos visto una implementación necesaria del evento digital al ámbito de los grupos musicales; y nos sorprendían noticias en las que se llevaban a cabo galas de música rusa online, donde podíamos disfrutar de obras musicales de Ígor Stravinsky y Tchaikovsky. Creo que ninguno de nosotros cambiaríamos la oportunidad de estar físicamente en el lugar donde se interpreta la música, pero es bienvenido que existan otras alternativas para llegar a ella.

Muchos creadores musicales, de todos los tipos, se han adueñado de YouTube y no solo lo han convertido en un perfecto escaparate para sus proyectos, sino que, en algunos casos, ofrecen contenido didáctico para que cualquier persona, aunque no tenga la menor idea de música, pueda conocer los fundamentos teóricos de este arte, e incluso aproximarse a clásicos. 

La aplicación tecnológica, los avances digitales y la posibilidad de transmitir en directo a través de internet ya han cambiado la forma en la que los usuarios disfrutan de todo tipo de eventos culturales y de entretenimiento, ¿por qué la música debería ser una excepción?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí