ÁNGELES LÓPEZ ARTIGA. EXCATEDRÁTICA DEL CONSERVATORIO DE VALENCIA. MUJER INCANSABLE.

0
58

Ángeles López Artiga es una figura a la que han conocido muchas generaciones de músicos. Catedrática del Conservatorio de Valencia, han pasado por ella alumnos de gran ámbito musical. Se emociona cuando muchos de ellos todavía recuerdan sus clases.
Con una gran energía vital, todavía sigue estudiando, componiendo… está al frente de conferencias “Las Artes en Paralelo” que se celebran en el Palau de la Música, una iniciativa que salió de ella misma y que ha cumplido ya más de tres décadas.
Es increíble que una mujer con 83 años conserve el intelecto de una manera tan brillante. Quizás sea esta una vez más la muestra del desarrollo cognitivo que la música llega a conseguir.
Un niño con edad temprana no se da cuenta de sus éxitos, solo intenta hacer lo que sabe.
Con tan solo 8 años ingresó en el Conservatorio, pero nunca se ha considerado una niña prodigio. No recuerda su vida sin música. Con sus propias palabras nos dice: “Un niño en una edad tan temprana no se da cuenta de sus éxitos, solo intenta hacer lo que sabe para poder seguir hacia adelante y así lo decidí. Me gustaba salir al escenario y hacer música. Es a lo que le debo todo lo que soy y lo feliz que me encuentro aún a estas alturas.”
Los músicos son recreadores, recrean lo ya creado.
Fue su padre el que le inculcó su amor hacia el piano y la voz, “ llega un momento en que la interpretación, si tienes algo que decir hay que superarla, pues los intérpretes son recreadores, recrean lo ya creado, pero yo quería crear por mí misma y comencé la composición.”
Ángeles es una gran defensora de la zarzuela, de la música española, de nuestro género . “Nuestro país tiene una enorme variedad de música popular cada una con su carácter, una enorme personalidad, una riqueza tremenda que se refleja en la zarzuela. Si no hubiera existido el amor hacia esta música, no existirían compositores como por ejemplo Manuel de Falla. La música española nos define y nos da nuestra personalidad, es la base de nuestra cultura .¿Quién no firmaría por el Preludio de La Revoltosa?. Siempre que he actuado me han pedido música española y la he interpretado con mucho éxito. Es de ámbito universal”.
Muchas de las composiciones actuales no tienen estructura. Han de existir unas normas
En la actualidad, estoy detectando que la juventud tiende siempre a una misma dirección, se deshumaniza el arte, no se estudia ni la forma ni la estructura. Al arte no se le puede dirigir, pero dentro de la libertad también han de existir unas normas. Está bien que se investigue, pero siempre hace falta una disciplina. El artista no se ha de fijar a la moda, ha de expresar sus vivencias, sus experiencias, sensibilidades… crear es una necesidad que se da en las personas pero primero hay que sentir y luego pasar por el al intelecto. “
“A los jóvenes les aconsejo que no se deshumanicen, que se miren hacia dentro. Seres humanos no hay dos iguales, por lo tanto, tampoco dos espíritus, razones por la que un artista nunca es igual a otro. Los músicos, como cualquier otro artista, nos podemos trasladar con los pensamientos fuera del tiempo buscando la inspiración, en ocasiones yo también siento que estoy en otro mundo.”

Necesito crear, es como más feliz me siento
“A veces pienso cómo he podido crear tanto, y es porque lo necesito, necesito volcar lo que llevo dentro y me inquieta. Necesito poder compartirlo con solo una persona que me entienda me basta. Donde me siento más feliz es creando para deleitar a las personas. Los músicos somos privilegiados. Pienso que no hay ningún arte que se acerque tanto a los sentimientos”.
Una familia llena de amor
Su historia familiar es muy peculiar, su abuela paterna era una maravillosa soprano por la que su abuelo dejó la carrera de magistrado de la audiencia para seguirla, quedó tan prendado de ella que comenzó a estudiar arte dramático y le montó una compañía para actuar ambos. Igualmente pasó con sus padres, conoció a su madre y siguió con su afición con el piano y el acordeón dejando la oportunidad de ejercer de diplomático fuera de España. En sus abuelos maternos también reinaba la música, él se dedicaba a las tierras, pero tocaba también el clarinete. Una familia con mucho amor, de la cual se siente muy orgullosa y que indudablemente ha heredado los sentimientos. Se emociona al hablar de ellos “ estoy muy orgullosa de mi familia, mis padres me educaron con mucho amor y humanidad, me apoyaron en todo momento. Mis primeras nociones fueron desde muy pequeña escuchando tocar a mi padre. Mi recuerdo más remoto cuando apenas andaba, eran los compases del “Danubio Azul” que mi padre interpretaba. No recuerdo mi vida sin música, siempre tuve la influencia del ambiente musical que existía en casa”.
Al ser de una generación en las que a la mujer se le limitaba el aprender música, el gran apoyo lo obtuvo de su marido. Lleva con él más de medio siglo y siempre le ha apoyado en todos los aspectos. Una mujer digna de admiración.
Manoli Aracil

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí