Home EDICIONS NACIONALS CATALUNYA UNA MUESTRA PARA EL 130 ANIVERSARIO DE LA BANDA MUNICIPAL DE BARCELONA

La muestra se instalará en el Foyer de la Sala 1 de L’Auditori y repasará la historia de la Banda a través de documentos históricos, objetos y fotografías.

La Banda Municipal de Barcelona celebra este 2016 su 130 aniversario, una efeméride que la convierte en una de las bandas más antiguas de Europa. La historia de la Banda siempre ha estado ligada a la historia de la ciudad de Barcelona y es por eso que este domingo se inaugura una muestra donde se recogen los hechos más relevantes que la formación ha protagonizado a lo largo de estos 130 años. A través de documentos históricos, objetos y partituras se ofrece un recorrido que va desde su creación en el pleno municipal del 2 de marzo de 1886 hasta la actualidad. Las personas que visiten esta exposición podrán recordar episodios históricos tan emblemáticos como el concierto que el compositor Richard Strauss, en persona, protagonizó en la plaza Sant Jaume el 19 de marzo de 1925 dirigiendo su poema Muerte y Transfiguración interpretado por la Banda o la actuación del 15 de abril de 1931 en la plaza Sant Jaume y en la plaza Cataluña para celebrar la proclamación de la República, entre otros. La muestra producida por el Museu de la Música de Barcelona se instalará en el Foyer de la Sala 1 Pau Casals de L’Auditori y se podrá visitar hasta final de temporada (15 de mayo).

La exposición de celebración de los 130 años de la Banda se inaugurará coincidiendo con el concierto que la formación dedica este domingo (31 de enero, 18.00h) a Enric Granados con motivo de la conmemoración del centenario de su muerte. Las Danzas Españolas y el intermezzo de Goyescas sonarán junto al estreno del Concierto para piano y banda sinfónica de Thierry Huillet que será el solista invitado y los espectaculares Pinos de Roma, de Respighi.

La Banda Municipal de Barcelona ha dedicado toda su temporada a celebrar este aniversario y por ello se ha propuesto grandes retos como la interpretación del ballet Petrushka de Igor Stravinsky (21 de febrero). También tendrán presencia este 2016 grandes nombres de la escena de las bandas sinfónicas europeas, como por ejemplo el trombón de la Royal Concertgebouw, Jörgen van Rijen o el compositor y director Johan de Meij, de quien se interpretará la Sinfonía nº 3 (13 de marzo). El pianista y compositor catalán Albert Guinovart tendrá un gran protagonismo en un concierto dedicado a los musicales en el que se interpretarán melodías de Mar i Cel y Gaudí (8 de mayo). Otro de los platos fuertes de este 2016 será el concierto de clausura de la temporada dedicado a la copla y a los compositores catalanes en que la banda tocará, entre otros, Empúries de Josep Maria Ruera.

Una breve historia de la Banda Municipal de Barcelona

La creación y los inicios de la Banda

En 1886, respondiendo a la decidida política de profesionalizar el mundo musical y dotarlo de estabilidad, el pleno municipal del 2 de marzo aprobó la creación de una Banda-Orquesta Municipal, al tiempo que se creó la Escuela Municipal de Música; asumió la doble dirección el maestro Josep Rodoreda.

La nueva formación fue muy bien recibida por la ciudadanía. Ofrecía conciertos de verano en el Parque de la Ciutadella y, en invierno, en la esquina del Passeig de Gràcia con Gran Via. Eran conciertos cortos, con piezas de brillante orquestación de los compositores de moda: Wagner, Mendelssohn y Massenet, entre otros. También participó en festivales de beneficencia con otras agrupaciones de la ciudad como el Orfeó Català y la Escuela Municipal de Música.

Después de Rodoreda asumieron el cargo de Músico Mayor Antoni Nicolau, Celestino Sadurní y Cristóbal Casañé. En 1914, tras un periodo de disputas internas de los partidos representados en el Ayuntamiento de Barcelona, ​​llegó el nombramiento de Joan Lamote de Grignon.

Bajo su batuta se inició la etapa dorada de la Banda, al frente de la cual estuvo veinticuatro años, alcanzando un nivel técnico y artístico excepcional. Lamote introdujo mejoras en la organización, aumentó la plantilla de músicos y mejoraró las condiciones laborales, además de conseguir la autonomía respecto de la Escuela de Música.

El esplendor y el silencio de la posguerra

Durante los años 20, las crónicas de la época hablaban de resurgimiento, de excelencia y de orgullo de la ciudadanía por su Banda. Testigo de este gran momento artístico fue el concierto del compositor y director Richard Strauss en la plaza Sant Jaume el 19 de marzo de 1925 dirigiendo su poema Muerte y Transfiguración. El compositor alemán invitó a la Banda a la Exposición Internacional de Música de Frankfurt de 1927, donde ofreció ocho conciertos con un notable éxito de crítica.

El 15 de abril de 1931 la Banda actuó en la plaza Sant Jaume y en la plaza Catalunya para celebrar la proclamación de la República; el 11 de diciembre, realizó un concierto para solemnizar la proclamación de su presidente. La Banda era un agente social y dinamizador presente en la Barcelona de los años treinta.

De la mano de Lamote de Grignon, la Banda inició los Conciertos Sinfónicos Populares en la Exposición de 1929, algunos de los cuales se dedicaron a los jóvenes estudiantes de las escuelas municipales de música, una iniciativa pedagógica y educativa pionera en la ciudad. La famosa pianista catalana Alicia de Larrocha tocó como solista, en 1934, con sólo doce años.

En 1939, con la guerra civil y la pérdida del gobierno de la República, muchos funcionarios del Ayuntamiento, entre ellos 89 músicos, fueron expedientados. Joan Lamote de Grignon fue destituido, juzgado y condenado a estar diez años fuera de Cataluña, y se dio paso a un período de austeridad y poca presencia de la formación. Como institución pública sufrió los recortes y la escasez de recursos de la época autárquica del franquismo.

En 1943, el Ayuntamiento comenzó un proceso para convertir la Banda Municipal en Orquesta Municipal: en 1944 se creó la actual Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya. Sin embargo, la Banda logró mantenerse gracias al trabajo de músicos y directores como Ramon Bonell, Ricard Lamote de Grignon, Joan Pich, José González y Enrique Garcés.

La consolidación: De los años setenta a la actualidad

Desde finales de los años setenta hasta 2007, fue dirigida por Francisco Elias, Albert Argudo y Josep Mut y retomó una notable presencia en la ciudad, ofreciendo conciertos y continuando con la actividad protocolaria del consistorio, a pesar de las adversidades políticas e institucionales.

Desde 2007, la Banda es residente en L’Auditori de Barcelona donde ofrece una temporada estable de conciertos con la colaboración de directores y solistas invitados, tanto del panorama internacional como del ámbito catalán. Ese año, toma la batuta el compositor y director catalán Salvador Brotons i Soler. Desde su dirección se ha reforzado el compromiso con la creación contemporánea, encargando obras a compositores en activo, y con la difusión de la música catalana, además de ampliar el repertorio propio para banda.

La Banda se ha convertido en parte indisoluble de la música de la ciudad, con la participación continuada en la Mercè y en el Festival Grec de Barcelona y, puntualmente, en otros eventos públicos. Se ha involucrado también en proyectos de carácter social y educativo.

La Banda Municipal de Barcelona es una agrupación comprometida con la sociedad que le rodea, partícipe de su tiempo y protagonista activa de la escena musical barcelonesa.

Deja un comentario