Home Directores Ramón Herrero, una vida dedicada a la batuta

Hablar de la figura de Ramón Herrero García es hablar de la música valenciana con mayúsculas. Músico militar de profesión, Herrero fue hasta su jubilación uno de los directores que más honda huella ha dejado en las bandas valencianas. Pese a lo inestable e irregular que es la profesión de director de banda, el maestro Herrero fue director en activo durante 45 años ininterrumpidos. Todo ello alternando y compaginando sociedades musicales a lo largo de estas cuatro décadas y media y llevando a todas ellas a conseguir importantes logros.

La primera banda que dirigió fue su propia sociedad musical: el Centro Musical Paternense, de la que ha sido músico, socio, directivo y director en dos fructíferas etapas. Su vicepresidente Enrique Gómez destacaba su musicalidad y su implicación en el trabajo: «Ramón Herrero era un elemento de integración generacional en la banda. Sabía que éramos músicos amateurs pero nos exigía la mayor profesionalidad. En los ensayos nos hacía rendir al máximo, consiguiendo que cada uno diéramos lo mejor de lo que éramos capaces. Luego, cuando acababa el concierto, nos asombrábamos de lo que habíamos sido capaces de tocar».

La honestidad, el trabajo y la búsqueda de la perfección han sido una constante en once bandas de música que ha dirigido: El Puig, Aldaia, ‘La Artística’ de Buñol, Ateneo Musical de Cullera, Siete Aguas, Unión Musical de Sueca, Alzira y en las sociedades musicales de Alaquas, Sagunto, Paterna y Faura, a las que incluso dirigió en dos etapas diferentes

El palmarés de premios conseguido por Ramón Herrero es uno de los grandes bagajes de una vida dedicada a la batuta: 15 primeros premios, 5 segundos y 3 terceros. Pero sin duda el mayor de sus éxitos es la huella que ha dejado en cada banda de la que ha sido responsable. Guillermo Ayter, presidente de la Sociedad Musical ‘La Artística’ de Buñol lo describe así: «Ramón Herrero, junto con Luis Ayllón, han sido los grandes maestros que ha tenido nuestra sociedad. Herrero fue nuestro director durante más de 15 años. Con su trabajo y forma de ser generó una gran cohesión social entre socios y músicos. Él es el responsable de la banda y la escuela que hoy todos conocemos. Herrero fue un maestro para todo: se ocupaba de la academia, de los grupos musicales y de la banda. Una persona muy querida y cercana a nuestra sociedad».

Fina Gómez, presidenta de la Joventut Musical de Faura, recuerda como en 1971 un joven Ramón Herrero se hizo cargo de la banda sólo un mes antes del participar en el Certamen de Valencia pues su director Juan Torregrosa acababa de sufrir un accidente de tráfico. «En apenas un mes preparó la banda y conseguimos un Primer Premio con mención de Honor. Muchos años después, en 1994, le volvimos a visitar buscando su consejo. Necesitábamos un nuevo director y acudimos a él buscando que nos recomendara a algún compañero o alumno. Su contestación fue ‘Es que yo no os parezco bien’. Así comenzaron 10 de los mejores años de nuestra historia».

Fundador de las bandas juveniles de Alzira y ‘La Artística’ de Buñol, y de la Joven Orquesta del Centro Musical Paternese, la educación musical ha sido para Ramón Herrero una máxima a lo largo de toda su carrera. Él es el responsable de que hoy decenas de jóvenes músicos sean grandes profesionales. Una de las muchas placas que cuelgan en las paredes de su domicilio reza así: «Como testimonio de reconocimiento de quienes desde 1969 hemos sido tus educandos y contigo hemos aprendido a ser músicos».

Pero para este humilde director su mayor éxito es sin duda su familia: sus cuatro hijos son todos acreditados profesionales de la música y ponen en práctica sus enseñanzas como catedráticos, profesores de conservatorio o como solistas en bandas militares.

El Centro Musical Paternense preparaba para el próximo 30 de diciembre un merecido homenaje a su persona en el Teatro Antonio Ferrandis de Paterna. Un reconocimiento al que ya se habían sumado amigos, directivos y músicos; y que -por expreso deseo de mi admirado Ramón Herrero- iba a tener el honor de presentar. Debido a su delicado estado de salud el maestro acaba de ser ingresado, lo que obliga a posponer el acto. Esperaremos tiempos mejores para reconocerle en persona lo mucho que ha aportado a la Música Valenciana. Hoy 22 de diciembre es conocido popularmente como ‘el día de la salud’. Pues eso es lo que le deseamos todos sus amigos: salud para poder seguir disfrutando de su compañía, sus recuerdos y sus enseñanzas.

Deja un comentario