Home Educación Conservatorios María José Rielo en la final del ARD Competition de Múnich

2013_09_10_Mª Jose Rielo_LalinEsta joven lalinense formada en el Conservatorio de Lalín y en la Banda de Lalín disputará mañana, a partir de las 18:00 horas, a la francesa Sophie Dartigalongue y a la japonesa Rie Kouama uno de los premios más prestigiosos del mundo para los fagotistas. Después de pasar las dos primeras rondas acompañada por la Múnchener Kammerorchester, Rielo aspira a coronar muchos años de trabajo venciendo en Alemania, una de las cunas de la música del continente europeo. La cita podrá verse en directo en la web www.br.de perteneciente a la cadena de radio alemana BR Klassik.

-¿Cómo decidió presentarse a este concurso alemán?

-Se trata de un certamen internacional muy importante. Cuando mandé el cedé para que me seleccionaran fue para probar y como un objetivo. La verdad es que no me espera la elección. Llegar a la final ya es un premio para mi porque es el concurso más prestigioso de Europa de fagot y supongo que, también, de todo el mundo.

-¿Conoce a sus dos rivales de la gran final de mañana?

-Las conocí aquí. Tocan muy bien las dos, por supuesto, y son muy fuertes. Para mi es la segunda participación en un concurso pero ellas están más rodadas que yo en estos temas.

-¿La final se disputa con temas obligatorios? ¿Qué compositor eligió para la ocasión?

-En la final te dan un listado de nombres y tú eliges el que más te gusta. Yo me decanté por Karl María Weber, un compositor clásico con un concierto que es una especie de marcha, con un segundo movimiento muy melódico y un tercero, digamos, más juguetón. Creo que es una pieza que me viene muy bien para mi manera de tocar el fagot y espero que resulte del agrado del jurado que nos va a calificar.

-Supongamos que vence, ¿qué supondría para una chica de Bermés ganar en Múnich?

-Sería un sueño hecho realidad. Ganar supondría, además, un trampolín muy importante para alguien que, como yo, toca el fagot. He oído que a los ganadores les ofrecen conciertos y los llaman para trabajar en orquestas de todo el mundo, así que imagínate lo que sería. Si te soy sincera ni siquiera me he planteado poder ganarlo. Éramos 50 los aspirantes al principio y ahora sólo quedamos tres para la gran final.

-¿No le parece que el fagot es el típico instrumento en el que poca gente o nadie repara en una formación musical? ¿Deberían hacerlo más visible?

-Es cierto, se trata de un instrumento poco conocido, quizás, por el gran público. Es más de orquesta sinfónica que para una banda porque se trata de un instrumento de viento bajo.

-¿Por qué eligió entonces el fagot cuando inició sus estudios musicales y no se inclinó por otro instrumento, digamos, más vistoso y lucido?

-La verdad es que lo elegí por casualidad. Recuerdo que estaba en el colegio de Cercio cuando un día un señor vino y nos dijo que si queríamos estudiar música. Yo me llevé para casa las solicitud y cuando mi padre me preguntó que si me apetecía estudiar música le dije que sí porque había la posibilidad de hacerlo en el Conservatorio de Lalín. Allí elegí el clarinete como primera opción pero una amiga me recomendó el fagot, que lo señalé como segundo. En la primera clase abandoné el clarinete y me decanté por el fagot.

-¿Qué fue lo que le convenció del fagot para dejar de lado al clarinete como instrumento?

-No sé, quizás fue por su sonido de dibujos animados tan inconfundible. Estoy muy orgullosa de haberlo elegido porque ahora tengo la oportunidad de participar en algo increíble.

Fuente Faro de Vigo

Deja un comentario