Home EDICIONS NACIONALS GALICIA Las bandas viven su edad de oro en las plazas y también...

Juan José Ocón (San Sebastián, 1968) será el nuevo director de la Banda Municipal de Música de A Coruña. Ocón, director con una larga trayectoria profesional al frente de numerosas orquestas y proyectos musicales, afronta «muy ilusionado» un nuevo reto que le obligará a residir en Galicia a partir de septiembre al frente de una formación «que es hoy referente en toda Europa», según explica.

«Hay quien piensa que para un director de orquesta dirigir una banda supone algo así como una merma de categoría profesional», dice Ocón, «pero quien opina así desconoce el auge de las bandas, que viven una auténtica edad de oro. En cuanto a contenidos, su repertorio se mantiene permanentemente actualizado, y su conexión con el público llega a todos los estamentos. Las bandas siguen actuando en las plazas, como siempre, pero también en los teatros y en los auditorios sinfónicos».

Es el caso de la banda de A Coruña, que combina sus conciertos de calle con una exigente temporada en el teatro Rosalía o en el Palacio de la Ópera. Y eso gusta a un músico como Ocón, que a lo largo de su vida ha compaginado su vertiente de músico popular con las grandes citas, y que lo mismo ganó certámenes como el concurso internacional de directores de la República Checa que la medalla al mérito ciudadano de Donostia por petición expresa de los vecinos.

«Un proyecto apasionante»

A Ocón le llena de orgullo la forma en que fue reclutado por la banda gallega, «porque fueron los propios músicos los que me eligieron». Tal como relata el ‘batuta’ donostiarra, «me fueron invitando a dirigir conciertos en sucesivas ocasiones, al igual que a otros directores. Pero yo desconocía que eso servía para que los componentes de la banda nos fueran conociendo. Hace un mes me volvieron a llamar, dirigí y me plantearon entonces la propuesta de quedarme como director titular. Y no me lo pensé: el proyecto es apasionante».

Solo debía pasar otro trámite: el permiso familiar. «El trabajo exige que me vaya a vivir a A Coruña, pero ahora, con mis hijos ya mayores, me lo puedo permitir. Me cuesta, porque soy muy casero y muy vinculado a tantas cosas de Donostia, pero la música es mi vida y se trata de una oportunidad única. Al menos los colores del Depor son los mismos que los de la Real», bromea.

Desde el 1 de septiembre Ocón vivirá en Galicia y asumirá el desafío de dirigir un concierto semanal con un programa distinto cada siete días. «Se trata de un ritmo exigente que te pone a prueba. En las orquestas no se lleva una renovación de contenidos tan intensa. Y aunque algunas piezas son de repertorio, muchas otras son novedades con lo último que se está haciendo en Europa. Es curioso que las bandas son hoy en el continente las primeras en asumir las nuevas composiciones, y que muchos de los grandes compositores contemporáneos crean hoy sus partituras pensando en las bandas».

Dedicación total

Ocón no ahorra elogios al hablar de la calidad de la formación de A Coruña, ahora en proceso de fusión estructural con la Orquesta de Galicia. «Quiero destacar el papel que ha jugado José Luis Represas, su subdirector, que ha estado al frente de la banda temporalmente y que me acompañará en mi nueva aventura», dice Ocón.

Su nuevo trabajo exigirá dedicación total. «Podré mantener algunos de los compromisos que ya había adquirido, como algunos programas con la Filarmónica de Gran Canaria o las temporadas con la Joven Orquesta de Euskal Herria, EGO, una tarea que me encanta porque permite estar en contacto con los músicos más jóvenes y contagiarse de su entusiasmo». También repetirá como director del concierto de Navidad de El Diario Vasco, en diciembre.

Lo que sí tendrá que dejar Juanjo Ocón, «con gran dolor», es la dirección de los dos coros guipuzcoanos en los que tanto esfuerzo ha volcado en los últimos años: Eskola Gurutziaga de Aiete y Kantakidetza, formado por personal sanitario guipuzcoano. «J.J. Etxeberria, que ya ejercía conmigo como ‘el otro’ director, quedará al frente con el apoyo de Eduardo Irigoyen».

También esperan a Ocón retos inmediatos en San Sebastián. Por ejemplo, con el festival Olatu Talka volverá la reunión de 500 voces, como ocurrió en 2010 en Alderdi Eder, en aquel primer Rompeolas que se creó para ‘calentar’ la candidatura de San Sebastián al 2016. «La música está íntimamente unida con la ciudad», proclama el hombre que también fue encargado de dirigir Emusik, la reunión de miles de voces y músicos de toda Europa celebrada en Illunbe con motivo de la Capitalidad donostiarra.

«Son buenos, pero discretos»

En A Coruña esperan el empuje musical de un músico que concluyó sus estudios de Composición y Dirección de Orquesta bajo la cátedra de Tomás Aragüés en el Conservatorio Superior Municipal de Música de San Sebastián con el Primer Premio Fin de Carrera en 1993, que ha dirigido a formaciones como la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, la Filarmónica de Moravia, la Nacional de Letonia, las Sinfónicas de Euskadi y de Bilbao o la Orquesta de la Radio de Bratislava, entre otras, y que debutó en el Teatro Real de Madrid en 1999 con ‘Carmina Burana’, de Carl Orff.

Pero a Ocón no le gusta hablar del pasado, sino del futuro. Y se muestra encantado de llegar «a una de las mejores bandas de Europa, como la de A Coruña, aunque ellos son muy discretos, a la guipuzcoana, y no les gusta presumir». En eso Ocón y su nueva banda se parecen. A partir de septiembre trabajarán juntos, sin plazo definido.

Deja un comentario