Home Compositores La exposición ‘Manuel de Falla. Itinerancias de un músico’ recorre la vida...

expo_manuelfalla-eqVHy7El Museo de la Autonomía de Andalucía acoge esta muestra de la Fundación Archivo Manuel de Falla desde el 4 de febrero al 23 de abril

La exposición ‘Manuel de Falla. Itinerancias de un músico’ plantea un original acercamiento a la trayectoria vital y artística de este compositor universal, a través de las ciudades en las que residió o que dejaron en él una impronta perceptible. Se inicia en su Cádiz natal (1876) y finaliza en la Córdoba argentina en la que falleció en 1946, a punto de cumplir setenta años. Este viaje sentimental incluye ciudades como el Madrid de principios del siglo XX, el París del impresionismo musical, el Londres de su consagración internacional con El sombrero de tres picos (1919), la Barcelona de su madurez, ciudades como Venecia o Zúrich, o la Granada en la que decidió vivir durante casi veinte años (1920-1939) y de la que, quizá, no se habría marchado de no haberse desencadenado la Guerra Civil española a la sombra de una segunda contienda mundial.

Tras su exhibición en Granada, Madrid, Úbeda, Santander y Cádiz, esta exposición organizada por la Fundación Archivo Manuel de Falla llega por vez primera a Sevilla donde podrá visitarse en el Museo de la Autonomía de Andalucía desde el 4 de febrero al 23 de abril. Sus comisarios Rafael del Pino e Yvan Nommick presentan en esta muestra, de un modo directo y sencillo, la personalidad rica y compleja de Falla, situando su obra no sólo en el contexto adecuado sino ubicándola en el lugar que merece dentro del vasto repertorio de la música de la primera mitad del siglo pasado.

El montaje

La exposición, de carácter pedagógico y divulgativo, se compone de 35 lienzos de gran formato que, a través de fotografías, documentos y textos impresos, acercan al visitante a los cinco epígrafes que articulan el discurso. Cada sección incluye tres hitos: el relato biográfico, la aproximación a la obra y un apunte histórico y social de las ciudades importantes en la vida de Falla.

A lo largo de este recorrido aparecen muchas de las figuras más relevantes de su tiempo: músicos, escritores, pintores y políticos con los que Falla mantuvo una estrecha relación y cuyo testimonio permanece en su Archivo. El impresionante mural del pintor Herminio Molero, de 8 metros de longitud, representa al compositor con sus contemporáneos.

Otro de los atractivos de la exposición es la selección de piezas originales procedentes de su Archivo en Granada. Los visitantes pueden ver carteles y programas originales de algunas de sus obras, pruebas de imprenta y correcciones autógrafas de documentos; así como objetos más personales como sus quevedos de lectura, su reloj de bolsillo o notas sobre su salud. Además, incluye un audiovisual que recoge algunas de las pocas imágenes en movimiento que se conservan de Manuel de Falla y que fueron grabadas en los años veinte por un amigo del músico en su carmen de Granada.

De Cádiz a Argentina

Comienza la exposición con la sección ‘De niño a músico’ que relata su infancia en Cádiz, sus inquietudes literarias y musicales, sus primeros trabajos componiendo zarzuelas y su traslado a Madrid. En su adolescencia describía su vocación musical de la siguiente forma “una convicción tan temerosa como profunda que me impulsaba a dejarlo todo para dedicarme completamente al estudio de la composición”.

A continuación ‘La forja de un compositor’ se centra en sus obras primeras, especialmente en La vida breve (1905), y en sus relaciones en París con músicos como Turina, Debussy y Dukas. ‘Música y escena’ se detiene en su estrecha colaboración con Gregorio Martínez Sierra cuya cumbre fue la representación de El sombrero de tres picos por los Ballets Russes, dirigidos por Diaghilev, con decorados y figurines de Picasso, estrenado en Londres en 1919. Aparecen también ciudades como Madrid, con el estreno, en 1916, de las Noches en los jardines de España, obra de la que se conmemora este año el centenario, y con el Teatro de Arte que desembocó en la composición de dos obras maestras: El amor brujo (1915) y El corregidor y la molinera (1916-1917).

En ‘Mundos desde la Alhambra’ aparece Granada como ciudad elegida en la que inicia nuevas y prósperas amistades con Lorca, Manuel Ángeles Ortiz y Hermenegildo Lanz. Se abre un nuevo período creativo que comienza con El retablo de maese Pedro (1919-1923) y que llegó a su cima con el Concerto para clave y cinco instrumentos (1923-1926).

Termina la exposición con la sección ‘Un continente a la deriva’ que relata su viaje hasta Argentina el 28 de septiembre de 1939. El Teatro Colón de la capital bonaerense fue el último gran escenario de un concierto dirigido por Falla y del estreno de una sus obras: Homenajes. Vino después su instalación definitiva en Alta Gracia, en la provincia de Córdoba, donde residió hasta su muerte acaecida el 14 de noviembre de 1946.

La exposición está organizada por la Fundación Archivo Manuel de Falla, el Ayuntamiento de Granada, Acción Cultural Española y la Fundación CajaGRANADA, con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Deja un comentario