Home EDICIONS LOCALS COMUNITAT VALENCIANA La Banda Municipal de Alicante no tocará mientras carezca de medios

Los músicos de la agrupación alicantina acuerdan junto a UGT, CC OO y CSIF no ofrecer conciertos si siguen sin el material imprescindible

La Banda Municipal no tocará mientras carezca de medios

 Podría calificarse como una huelga de instrumentos caídos. La Banda Sinfónica Municipal no tocará ni en ensayos ni en conciertos mientras no tengan el material fungible necesario para ello. Se trata de objetos como cañas para los instrumentos de viento, palas, aceite, grasa, boquillas…

Los sindicatos municipales CC OO, UGT y CSIF se reunieron ayer con una representación de los profesores de la Banda Municipal para adoptar medidas ante la falta de respuesta municipal a su petición. Los sindicatos reclaman que el Consistorio pague el material fungible que necesitan los músicos y que ellos mismos están sufragando. Y advierten que ello supone «un ahorro para las arcas municipales de 16.800 euros, que es el presupuesto anual para un normal funcionamiento», apuntaban ayer en un comunicado conjunto.

Los sindicatos presentaron ante el Registro municipal 32 peticiones de profesores de la Banda Sinfónica Municipal «informando de la insostenible situación y solicitando que se les dote del material necesario para el normal desarrollo de su labor», apuntan.

También se acordaba que los profesores dejarán de sufragar el material. Que ha llegado incluso a la compra del propio instrumento, de hecho, son 12 los músicos que lo han hecho por no tener el municipal «y el resto trabaja con instrumentos, en su mayoría, muy viejos».

La plantilla actual de la Banda Sinfónica Municipal está compuesta por 47 músicos, aunque por jubilaciones y bajas prestan su servicio diariamente 42. Y reclaman que se cumpla el compromiso de contratar los profesionales necesarios para cada concierto ya que «se está incumpliendo el acuerdo, según la Concejalía de Cultura, por falta de recursos económicos». Advierten que, de no solucionarse, la Banda tendrá que modificar su programación para evitar piezas complejas.

Los sindicatos lamentan que una ciudad de gran afluencia turística hace una política «contraria a la cultura» .

 

 

Deja un comentario