Home EDICIONS LOCALS COMUNITAT VALENCIANA Encuentran las grabaciones más antiguas del Misteri d’Elx, previas a su modernización

Hilos magneticos del maestro PalauLos archiveros de la Diputación de Valencia son los responsables, gracias a su celo por guardar todo, incluso aquello que no se sabía muy bien qué era, de que CulturArts haya iniciado el proceso de digitalización de un material sonoro mítico. Durante años se rumoreó que existía, pero nadie lo había escuchado. Finalmente, apareció entre los documentos que la institución provincial guarda sobre el valenciano Manuel Palau. Se trata de una grabación del Misteri d’Elx, la más antigua que se conoce, previa al montaje musical que actualmente se interpreta, fruto de la revisión que realizó el compositor alicantino Óscar Esplá.

La catedrática Mari Carmen Gómez, una de las mayores expertas en el Misteri, arranca su catálogo sobre el drama ilicitano asegurando que «en el año 1960, bajo la directa supervisión de Esplá, el Patronato del Misterio de Elche realizó la primera grabación de la música». Sin embargo, la propia experta ha señalado, según fuentes de la Generalitat, la importancia del material encontrado en los archivos provinciales que digitaliza el antiguo Instituto Valenciano de la Música (IVM), ahora inscrito en CulturArts. Palau grabó el Misteri entre 1950 y 1952.

El drama asuncionista más importante del mundo por ser el único que continúa representándose, declarado por la Unesco en 2001 Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, quedó registrado en los hilos magnéticos de Palau que durante décadas han descansado en los archivos.

Con el fin de enriquecer la cesión que se firmó en marzo (por parte de la familia de Palau a la Generalitat) de documentos y grabaciones sobre el músico valenciano, el IVM inició una búsqueda para catalogar el material disponible en los diferentes fondos de las administraciones públicas. Jorge García, jefe del departamento de Documentación en la subdirección de Música de CulturArts, localizó los hilos del Misteri. El IVM ha encargado la digitalización a un pequeño estudio gallego con un reconocido prestigio por su artesanal modo de trabajar con este delicadísimo soporte, muy poco habitual y difícil de volcar a sistemas digitales.

«Hemos hablado con el presidente del Patronato del Misteri, y nos comenta que ellos no tienen constancia en sus archivos de esas grabaciones tan antiguas. Están muy emocionados con la recuperación de este material sonoro, porque ellos sí cuentan con las partituras previas a las de Esplá, pero sin que hubiera una constancia sonora de la interpretación… hasta ahora. Estamos hablando del primer documento sonoro del Misteri, no se conoce otro anterior», explica Inmaculada Tomás, subdirectora de Música, antiguo IVM.

El material hallado sobre el Misteri es muy importante, ya que todas las grabaciones conocidas hasta ahora se habían realizado a partir de la modernización musical realizada por Esplá. «No se conocía cómo sonaba el drama lírico-sacro previamente a tal revisión. Hay rumores de que existían grabaciones, pero no se conocían, a no ser que estén en manos de algún particular que nunca las ha hecho públicas», indican las mismas fuentes, que subrayan diferencias entre el sonido actual y el anterior a la reforma musical encargada a Esplá.

«Le pedimos a Gómez que lo escuchase y ella nos dijo que era muy interesante por la manera de cantar y por el tipo de voces, que era diferente a lo que se hacía ahora, pues se ha infantilizado un poco, ya que en aquella época eran voces más llenas», indica Jorge García.

La grabación se sitúa «más cerca de la tradición del drama, de su sonido original, que del sentido musical, más ordenado, que se propone a partir de Esplà», apunta Tomás, para quien este proceso de digitalización «entra dentro de nuestra labor de preservar el patrimonio histórico musical valenciano, hasta ahora conservado en soportes muy frágiles, además de divulgarlo y ponerlo en valor».

Los hilos magnéticos del Misteri estaban en muy mal estado. De hecho, el material recuperado no permite escuchar el drama al completo, pero es un documento sonoro trascendente. «En los años en que Palau lo grabó, las grabaciones de los cantos populares o tradicionales no se valoraban como ahora. Es probable que él mismo lo guardase por casualidad, como una curiosidad más. Sin embargo, actualmente, la etnografía musical está volcada en este tipo de documentos sonoros», comenta García.

Fuente: Las provincias

Deja un comentario