Home Directores El Consell quiere que el nuevo director musical de Les Arts sea...

  • 2013_02_17_Palau ArtsBrillante, joven y valenciano, perfil deseado en el Consell para ocupar la dirección musical del coliseo
  • Media docena de maestros de la Comunitat suenan para un puesto sobre el que Helga Schmidt debe tomar pronto una decisión

Omer W. Wellber dice adiós oficialmente como director musical de Les Arts cuando acabe la presente temporada. Nada se sabe oficialmente de su sustituto. Fuentes de la Generalitat confirmaron su deseo de que la batuta titular de la Orquestra de la Comunitat (OCV) sea valenciana. «Hay suficiente nivel», señalaron las mismas fuentes, tal y como adelantó ayer LAS PROVINCIAS.

Hoy, la consellera María José Catalá ha confirmado la información. “Se ha dicho y es cierto –ha proseguido– que la Conselleria, como no puede ser de otra manera, con la capacidad, el talento y la materia prima que hay en la Comunitat Valenciana , tiene una preferencia clara por directores valencianos “.

En la misma línea, ha subrayado que “hay gente con el talento oportuno para emprender este macroproyecto”. La OCV, ha apuntado, “es una orquesta muy consolidada, que está generalmente dirigida por grandes maestros como Lorin Maazel o Zubin Mehta, quien recientemente ha realizado una promoción muy intereresante en China”, ha comentado. “Nuestra preferencia es esa y en esa línea estamos trabajando”, ha apostillado.

Cuando se le ha planteado por los plazos de incorporación y si se ha barajado la idea de arrancar la próxima temporada sin director musical, ha recalcado que “no sería el escenario deseable”.

“Esperemos que sí haya director musical para la siguiente temporada, vamos a trabajar con la intendente para que sí haya; tiene que haberlo a pesar de que tenemos directores invitados, pero lo deseable es que el inicio de la temporada sea con el director”, ha incidido.
La decisión final la tomará Helga Schmidt

La decisión final la tomará la intendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt. La voluntad del Consell será un factor que la responsable del coliseo tendrá en cuenta. Calidad, juventud y cercanía geográfica son tres características por las que se apuesta desde el Gobierno autonómico… además de un coste más ajustado que el actual.

Esta misma incógnita se despejó mucho antes cuando el israelí ocupó el puesto de Maazel. Wellber se presentó en febrero de 2010. No dirigió una ópera como titular de la OCV hasta noviembre de 2011: 21 meses después. La próxima batuta al frente de la formación valenciana no ha sido anunciada y apenas queda algo más de medio año para que se estrene en el cargo. La solución al enigma está también, necesariamente, cerca en el calendario.

La trayectoria de Les Arts invita a seguir considerando como serios candidatos a Chailly o, sobre todo, Plácido Domingo. Nada es descartable, y menos en el coliseo valenciano, donde el factor sorpresa es un habitante más. En este sentido, fuentes del Consell admiten que «se acepta que el mercado para elegir al director musical es el mundo entero», aunque las preferencias existen.

Respecto a las posibilidades de los valencianos, desde la Generalitat se cree que hay suficiente calidad y en una cantidad estimable. Tal consideración ya se manejó en el gabinete de la Conselleria de Cultura cuando lo dirigía Lola Johnson. Nombres, por tanto, no faltan. Algunos, incluso, ya conocen lo que es situarse al frente de la OCV. Es el caso de Jordi Bernácer, un alcoyano que sin cumplir los 40 años ya ha dirigido, además, la Orquesta Nacional de España y ha sido asistente de Maazel durante años, así como de Mehta, con quien colabora cuando el maestro indio viene a Les Arts. Brillante hoja de servicios presenta el castellonense Sergio Alapont, que causó buena impresión con ‘Una cosa rara’ en la Martín i Soler; o Josep Vicent, desde 2004 director titular de The World Orchestra, de la Sinfónica Illes Balears y con un amplio recorrido en los principales teatros operísticos de todo el mundo (lleva este verano austral la batuta de la Orquesta Sinfónica de Chile); o Álvaro Albiach, director de la Sinfónica de Extremadura; o Cristóbal Soler, director musical del Teatro Lírico Nacional de la Zarzuela; o Roberto Forés, que dirige la Orquesta de Auvergne. Todos ellos, lejos de cumplir los 50 años, cuentan con un currículm envidiable para su juventud… una complicada quiniela difícil de acertar. El sustituto de Wellber está cerca de saberse… y quizá cerca de aquí.

Fuente: Las Provincias

Deja un comentario