Home Compositores El compositor mexicano Juan de Dios Magdaleno gana el 12º Premio Internacional...

2014_MagdalenoLo ha obtenido con su obra, El canto de los cronopios. La duodécima edición del certamen también ha otorgado una mención honorífica a la obra Gastricum II – Über Gewalt , del compositor italiano Lorenzo Troiani

El jurado del 12e Premio Internacional Joan Guinjoan para jóvenes compositores que otorga la Escuela Superior de Música de Cataluña ha decidido premiar, por mayoría, la obra El canto de los cronopios, del compositor mexicano, Juan de Dios Magdaleno. El tribunal también ha decidido, por unanimidad, conceder una mención honorífica a la obraGastricum II – Über Gewalt, del compositor italiano Lorenzo Troiani.

El Premio Internacional Joan Guinjoan para Jóvenes Compositores, organizado por la Escuela Superior de Música de Cataluña (Esmuc) a través del departamento de Teoría, Composición y Dirección, y que cuenta con el patrocinio de la Fundación Banco Sabadell, ha contado con la participación de veinticuatro composiciones provenientes de 14 países. El jurado también ha querido destacar el alto nivel de las obras presentadas en esta edición.

El galardón quiere apoyar la creación actual de las nuevas generaciones y, a la vez , establecer un marco para la creación de nuevas obras en una diversidad de tendencias, estilos y formaciones instrumentales.

Juan de Dios Magdaleno nació en Colima (México, 1984 ). Inició su actividad musical a los diez años a través de la música folclórica mexicana y posteriormente estudió violín con Alesandro Orsso y composición con Luis Jaime Cortez en el Conservatorio de Las Rosas, paralelamente a los estudios de arquitectura y matemáticas. En junio de 2009 se licenció en Composición Musical en el Conservatorio de Amsterdam, bajo la tutela de Fabio Nieder y Richard Ayres. Actualmente realiza un máster de composición con Gerd Kuhr en la Universidad de Graz, Austria.

Magdaleno ha obtenido diferentes premios y reconocimientos, tales como The Delta Scholarship, del Ministerio Holandés de Educación; Jóvenes Creadores, de FONCA/Conaculta, o el primer premio en el concurso Internacional de Composción “Lutoslawski Award 2008″, entre otros. Sus obras han sido interpretadas en diferentes países por formaciones como Asko/Schoenberg Ensemble, Nieuw Ensemble, Orchestre National de Lorraine, o Nouvel Ensemble Modern, entre otros.

El jurado de esta duodécima edición lo ha constituído los compositores Joan Guinjoan, Mauro Lanza, Manel Ribera, Félix Pastor, Eduard Resina – jefe del departamento de Teoría, Composición y Dirección de la Esmuc -, y presidido por Josep Borràs, director la Escuela Superior de Música de Cataluña.

El canto de los cronopios

La obra ganadora, El canto de los cronopios , es una obra para 13 instrumentos y 10 metrónomos mecánicos que se inspira y toma su nombre del cuento homónimo incluido en el libro Historias de Cronopios y de Famas, del escritor Julio Cortázar. En palabras de Magdaleno, “una de las ideas centrales sobre la que gira la obra es la de encontrar una respuesta personal, a partir de mi sensibilidad y conocimientos técnicos a la pregunta: ¿Dónde reside la noción de identidad de un fragmento musical y hasta dónde pueden ser manipulados sus diferentes aspectos sin perder la percepción de unidad?”.

Mención honorífica

Lorenzo Troiani, mención honorífica de esta edición del Premio Joan Guinjoan, nació en Roma (Italia) en 1989. Estudió Composición en el Conservatorio de Santa Cecilia con Rosario Mirigliano y ha seguido clases y cursos con L. De Pablo , S. Sciarrino, B. Furrer o P. Ablinger, entre otros. También ha ganado varios premios de composición, como el Goffredo Petrassi, Oliviero Fusi, o Chengdu China Sun River Prize. Su música ha sido interpretada por diferentes ensembles como Neue Vocalsolisten, Curious Chamber Players o Quartetto Prometeo.

La idea básica de su obra es que “el sonido sigue un proceso que va desde el exterior hacia el interior. Nuestra percepción siempre se filtra a través del cuerpo, por las acciones violentas de nuestro organismo, por las propias vibraciones biológicas. En este sentido, la obra quiere ser una especie de lupa en el proceso, tal como una música que se escucha desde el interior”.

El premio ha contado con el Patrocinio de la Fundació Banc Sabadell.

Fuente: Docenotas

Deja un comentario