Home EDICIONS LOCALS COMUNITAT VALENCIANA Bankia será el mecenas de la música de banda en la Comunidad

2014_02_23_BANKIALas bandas de música y las escuelas de educación musical que llevan normalmente asociadas son uno de los más importantes factores de cohesión social en la Comunidad Valenciana. Son, junto a las fiestas populares (Fallas, Fogueres i Gaiates) y probablemente el fútbol, el más importante elemento de integración entre generaciones y personas de distinta escala de renta.

Por su fortísima implantación -el 90% de los municipios de más de 200 habitantes tiene al menos una sociedad musical, según datos oficiales-, constituyen uno de los elementos de referencia de la cultura popular en las tres provincias, razón por la cual se han convertido en objetivo de atención en los planes estratégicos de Bankia.

El 90% de los pueblos con más de 200 habitantes tiene al menos una banda

Según ha podido saber EL MUNDO, el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri pretende convertirse en un importante mecenas de las sociedades musicales a través de un gran programa de patrocinio de la música popular a través de las escuelas, centrado sobre todo en proyectos educativos que puedan presentarse desde estos centros o, incluso, en colaboración con colegios públicos o concertados.

Según confirmaron fuentes de la entidad financiera, no se trata de un programa de ayudas a fondo perdido por el que vayan a tener que competir las bandas, sino que se centrará en apoyar proyectos educativos o de apoyo a la compra de instrumentos para los jóvenes estudiantes que se interesen por esta expresión de la cultura popular tan propia de la Comunidad.

Bankia trata así de ir reconstruyendo la fuerte implantación territorial que en su día tuvo Bancaja y que es incapaz de recuperar la Fundación Bancaja, heredera de la obra social de la antigua caja de ahorros, dado su exiguo presupuesto.

Las sociedades musicales tratan de sobrevivir al ajuste de subvenciones

Por otra parte, la excelente relación que mantienen el presidente de laGeneralitat, Alberto Fabra, y el de Bankia ha permitido alcanzar algunos acuerdos en materia social que han mitigado la pérdida de gran parte de la obra social. Esa sintonía «presidencial» parece percibirse también en la procelosa negociación a tres bandas para la venta del Valencia, un asunto que amenaza con envenenar la relación de la entidad financiera con su mercado territorial natural y que en el banco llevan sigilosamente.

En el caso de la enseñanza musical, Bankia trabaja desde hace tiempo en este acuerdo de patrocinio con la Generalitat, concretamente a través de la Conselleria de Educación, de la cual dependen las actividades musicales asociadas a las escuelas. De hecho, hace unos meses presentó un proyecto para que profesores de las escuelas de música accedieran a los colegios para impartir la asignatura. Y en una reciente cita con el ministro de Educación, la consellera María José Catalá propuso que la música se convierta en una asignatura troncal en la Comunidad Valenciana, dada su fuerte implantación.

A aquel encuentro con José Ignacio Wert acudió también el presidente de la Federación de Sociedades Musicales, Josep Almería, como representante de un colectivo de cientos de miles de músicos que en los últimos tiempos han reclamado mayor protagonismo.

El recorte presupuestario

Almería ha sido especialmente activo en los últimos años reclamando una mejor financiación. La aportación a través del presupuesto de la Generalitat a la Federación de Sociedades Musicales se desplomó en 2010 hasta los 2,6 millones de euros. Aquel recorte puso en pie de guerra a la citada federación y obligó al Gobierno valenciano a una rectificación, que ese año elevó a 4,2 millones. Para los años 2012 a 2014 existe un acuerdo verbal con el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, que dejaría la cifra anual para las bandas en los 6,4 millones de euros, aunque para ello fue necesario recurrir a una enmienda de modificación de los Presupuestos de la Generalitat.

La sintonía entre Fabra y Goirigolzarri ha permitido otros acuerdos sociales

Castellano fue el encargado de tomar las riendas de la relación del Gobierno valenciano con el colectivo de músicos cuando ésta tocó fondo debido a los ajustes presupuestarios. El titular de Gobernación ejerció de nuevo de apagafuegos en un asunto que amenazaba con afectar a una parte sensible del electorado. Castellano fue quien inspiró la creación de la «comisión de señas de identidad» en el Partido Popular.

De esta partida pública, la gran mayoría va a parar a las escuelas de música, convertidas en lugar de encuentro de cerca de 60.000 estudiantes cuya ilusión es, en ocasiones, participar en la banda de la sociedad, y en otras dar el salto a los conservatorios para seguir con los estudios musicales.

A falta de concretar la letra pequeña del acuerdo, sobre el que la Generalitat prefiere guardar sigilo por el momento, lo que sí parece claro es que Bankia trata de buscar la «reconciliación» con sus clientes a base de participar en una de las actividades que movilizan a más cantidad de personas.

Fuente: El Mundo

Deja un comentario